Hace unos meses reflexionábamos sobre aquello de ‘cómo ser mujer y no morir en el intento’ y sobre cómo las redes sociales especialmente diseñadas para mujeres con inquietudes profesionales, pueden ayudarnos a lograrlo. Y es que, como decíamos, hoy en día, tenemos un aliado, el networking online, que nos permite tratar de avanzar hacia nuestros propósitos profesionales sin la necesidad de arrebatar para ello tiempo a otras parcelas de nuestra vida.

No obstante, hemos de tener en cuenta que, con abrir un perfil en LinkedIn, por ejemplo, no está todo hecho. Muy probablemente no recibamos un aluvión de ofertas u oportunidades. Si ese, o cualquier otro, es el objetivo, debemos realizar un manejo adecuado de nuestro perfil en las redes sociales. En este sentido, a continuación, os damos algunas pautas sobre cómo realizar un networking efectivo.

Una de las mejores fórmulas es participar en grupos o foros de discusión, como pueden ser los de LinkedIn. Es una forma efectiva de darte a conocer y llegar a las personas a las que quieres llegar, participando en debates de interés en los que puedes demostrar lo que sabes y lo que vales, así como enriquecerte de las opiniones o conocimiento vertidos por otros participantes.

No obstante, una de las precauciones que hemos de tomar es la de evitar ‘hablar por hablar’. Un error es publicar cualquier cosa con el mero fin de darse visibilidad. De este modo, debemos crear aportaciones de calidad, así como buscar foros en los que, efectivamente, nuestros comentarios sean valorados, compartidos y comentados, y huir de aquellos espacios que funcionan como un simple ‘tablón de anuncios’ en los que cualquiera publica su post sin aportar valor a la comunidad.

Igualmente, si eres tú quien crea ese espacio de debate, debes vigilar a través de la moderación del debate los contenidos que la gente comparte, en primer lugar, para que el espacio no pierda su razón de ser, y en segundo lugar, para que mantenga el interés.

Asimismo, es importante informarte y cumplir con las reglas del grupo, y si creas tú el grupo de debate, elabora unas reglas orientadas a preservar los aspectos anteriormente desarrollados.

Otro aspecto importante es la selección de los tipos de publicaciones que vas a compartir. Siempre debes tener presente que los contenidos deben ser de calidad más aún si eres tú quien ha creado ese grupo de debate.

Si es ese el caso, algunos consejos que pueden ayudarte son:

  •  Si tu objetivo está orientado a llegar o facilitar el acceso a las personas a las que los participantes del grupo ‘quieren llegar’, están las publicaciones dirigidas a hacer una presentación de la gente que se une al foro. Además, es recomendable recordarlas de vez en cuando.
  • En momento de debatir, hay que ‘dar vidilla’ al diálogo para que la conversación fluya. Así, sobre todo al principio, deberás estimular el debate. Algunas fórmulas para hacerlo van desde plantear preguntas hasta realizar pequeñas encuestas. Poco a poco, será la comunidad la que ‘se vaya soltando’, siendo los propios participantes los que planteen sus preguntas y dudas, que serán resueltas por los propios miembros de la comunidad.
  • Procura que el debate no se ‘contamine’ con asuntos que no vienen al caso. Mantén el interés sobre cuestiones concretas, sin mezclar otras cuestiones que no vengan a cuento.
  • Vigila que el grupo no se convierta en un ‘noticiero’ sobre novedades del sector. Probablemente este tipo de contenido sea el más compartido por los miembros de la comunidad. Son contenidos interesantes, y sobre los que hay que estar al día, pero no aportan un valor extra.
  • Comparte los contenidos de los miembros del grupo, mediante ‘me gustas’ o recomendaciones. Quienes los hayan publicado se mostrarán agradecidos. Pero tampoco hay que dar ‘me gustas’ indiscriminadamente, sobre todo cuando el grupo es numeroso.

En Tu Vida On nos gustaría que alcanzases todos los objetivos que te propongas en el ámbito profesional. Si eres una mujer a la que le importa su desarrollo profesional, queremos apoyarte para que lo consigas. Todo ello, sin que tengas que dejar de lado tu vida personal y familiar, a la que, seguro, das al menos la misma importancia.

En este sentido, si tu familia y su bienestar es de las cuestiones que más te importan en la vida,quizá te convenga valorar la contratación de un seguro de vida que les provea de un soporte o asistencia en el caso de que a ti te ocurriera algo que pudiera mermar su bienestar.

Y es que aunque hayamos alcanzado objetivos profesionales que nos permiten proporcionar cierto bienestar a los nuestros, pueden darse circunstancias que nos impidan seguir desarrollando esa labor profesional que confiere seguridad económica a nuestra familia, tales como un accidente o una enfermedad que nos lleven a una situación de incapacidad para seguir trabajando.

Existen seguros de vida para mujeres especialmente diseñados para dar cobertura a estas situaciones. Uno de estos seguros de vida para mujeres es Tu Vida, un seguro que te invitamos a que conozcas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here