Días de playa y piscina, comidas en la naturaleza, más horas de sol y más tiempo en la calle… sí, todo ello es sinónimo de la época estival. Pero para disfrutar del verano sin sobresaltos se deben tener en consideración varios aspectos fundamentales para la salud.

¿Cómo disfrutar plenamente del verano?

Las precauciones que hay que tomar son tanto para nosotros como para nuestros seres queridos, con especial cuidado en niños y personas de la tercera edad.

Con los altos grados que marcan los termómetros, aumenta la sudoración del cuerpo para asegurar que se mantiene una temperatura corporal regular. Por ello, la hidratación es esencial para reponer la gran cantidad de líquidos que se pierde. Es recomendable mantenerse hidratado bebiendo unos dos litros de agua al día.

Para no sufrir intoxicaciones alimentarias hay que extremar las precauciones con los alimentos que se van a ingerir, ya que con el calor muchos pueden estropearse. Todo lo que vayas a comer debe estar bien lavado previamente y correctamente cocinado, especialmente el pescado, la carne y los huevos. Asimismo, en los meses de más calor cobra especial importancia mantener la cadena de frío de los alimentos si no queremos tener problemas de salud.

Evitar problemas en la piel

Por otro lado, es conveniente evitar las horas más calurosas. Una exposición directa al sol durante un excesivo período de tiempo será sinónimo de problemas en la piel como melanomas, quemaduras o manchas. Si vas a estar bajo los rayos solares, ¡no olvides el uso de la crema solar! Y si te gusta aprovechar el buen tiempo para practicar deportes divertidos y mantenerse en forma, lo más apropiado es que lo hagas a primera hora de la mañana o en el último momento de la tarde.

Hablar de la época estival es hacerlo también de los mosquitos. Usar repelentes de insectos antes de salir de nuestro hogar evitará picaduras desagradables. También es en verano cuando hay que tener más prevención ante hongos y bacterias en ambientes de alta humedad como las piscinas. Usa siempre chanclas si utilizas duchas públicas, cambia rápido la ropa de baño y limpia correctamente los oídos para evitar padecer otitis a causa de la contaminación bacteriana.

El verano es un gran momento de desconexión y de decir adiós por un tiempo a la rutina. Cuida tu salud también a través del descanso, fundamental para sobrellevar las cargas familiares y laborales.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previo¿Qué beneficios tiene el matrimonio?
Siguiente artículoVerdades y mentiras de la depilación láser

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí