En el Día Internacional de la Discapacidad, un artículo sobre quienes cuidan a las personas con discapacidad nos ha hecho reflexionar acerca de la labor que desarrollan estas personas y el apoyo que deberían tener.

Con motivo del Día Internacional de la Discapacidad, nos hemos levantado con muchas noticias sobre la conmemoración de este día. Algunas se hacen eco del llamamiento que la ONU hace hacia la inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad. Otras nos hablan de qué están haciendo algunas organizaciones e instituciones para conmemorar este día. Y algunas otras, nos acercan a testimonios de personas que padecen algún tipo de discapacidad.

No obstante, a nosotras, el que más nos ha llamado la atención es un artículo de opinión firmado por Julia Johannsen en El País, ‘¿Asistentes desasistidos?’, se centra en reclamar reconocimiento y apoyo para las personas, generalmente familiares, que asisten a las personas con discapacidad.

Como apunta en el artículo Johannsen, especialista en protección social en el Banco Interamericano de Desarrollo, la Convención de Naciones Unidas sobre personas con discapacidad insta a los Estados a facilitar que estas personas “tengan acceso a las mismas oportunidades y puedan ejercer libremente sus derechos, es decir, que sean sujetos de derechos y no objetos de políticas asistencialistas”. Sin embargo, la realidad, tal como subraya la autora, es que muchas de estas personas requieren una asistencia personal que, para la mayoría de los gobiernos, resulta “inasumible”, por lo que en la práctica, este cuidado recae en los familiares, sobre todo, en las mujeres.

A continuación, Johannsen se plantea, y nos plantea, si estos asistentes reciben suficiente atención. El impacto en la vida de un familiar que atiende a una persona con discapacidad es significativo, tanto en el plano económico como en el relativo a la salud. En ocasiones hay que reducir jornadas laborales o, incluso, dejar de trabajar, al mismo tiempo que hay que hacer frente a gastos adicionales (medicamentos, alimentos especiales, pañales…). Además, el cuidado de personas dependientes genera estrés, cansancio y aislamiento, que afectan a la salud física, psíquica y emocional, lo que no solo afecta al cuidador, sino también al dependiente, pues la calidad del cuidado que recibe se deteriora.

El artículo señala que la mayoría de quienes prestan asistencia a personas con discapacidad son familiares que prestan esta asistencia de forma informal, es decir, sin percibir una remuneración y sin un seguro social. En Europa, por ejemplo,el 80 por ciento de los servicios de asistencia personal son prestados por asistentes personales.

En este sentido, Johannsen aboga por que los Estados reconozcan y apoyen esta asistencia informal prestada por familiares. Algunas medidas que sugiere son:

> Ofrecer pagos mensuales a los asistentes informales (cash-for-care).

> Permitir la afiliación a la seguridad social de los asistentes informales, quizás con copagos subvencionados, con el objetivo de reducir su vulnerabilidad ante los riesgos de salud y falta de pensiones del futuro.

> Profesionalizar a los asistentes informales a través de la capacitación y la certificación de competencias. Esta medida puede mejorar la calidad del servicio que ofrecen y facilitar la futura inserción de dichos asistentes en el mercado laboral.

Desde Tu Vida On coincidimos con la necesidad de que los Estados trabajen por aumentar la protección de estos asistentes informales, lo cual, revertirá no solo en beneficio de ellos, sino de las personas a las que cuidan.

En este sentido, también animamos a los agentes privados a que desarrollen su actividad prestando atención, siempre que puedan, a dar cobertura y apoyo a los familiares de personas con algún tipo de discapacidad o dependencia. Así, teniendo presente esta premisa, el seguro de vida Tu Vida trata de apoyar a quienes cuidan de familiares dependientes en aquellos momentos en los que un accidente o una hospitalización les impide prestar a sus mayores los cuidados que se merecen. Descubre todas las ventajas que te ofrecemos entrando aquí

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previo“Show must go on”
Siguiente artículoLa importancia de hacer testamento

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí