Seguro que te has hecho esta pregunta en más de una ocasión. A continuación, compartimos contigo algunas reflexiones en este sentido y que podemos hacer para asegurar tu futuro y el de tu familia. 

Son muchas las inseguridades que nos asaltan a lo largo de nuestra vida. Quizá, más aún, en el caso de las mujeres. Al rol de la mujer de nuestros días se le añaden expectativas en ámbitos que no hace mucho eran, eminentemente, “cosa de hombres”.

Y es que, a la ya ajetreada vida de la mujer, se le han sumado otra serie de responsabilidades ligadas al ámbito profesional y de mantenimiento de la economía familiar. Más aún en el actual contexto económico en el que la crisis ha sacudido con fuerza a muchas familias.

Porque, a diferencia de hace una década, el recorrido académico de las mujeres tiene más trayectoria. En muchos casos, orientado a alcanzar ciertas metas y éxito profesional que, en la mayoría de las ocasiones, se traduce en puestos de trabajo de mayor responsabilidad con una remuneración económica que, en ocasiones, constituye una parte importante del sustento a la economía familiar. Una economía familiar que nos proporciona, tanto a nosotras como a los nuestros, una calidad de vida que queremos asegurar.

Así, el sentimiento de inseguridad nos conduce a tratar de protegernos frente a los posibles avatares de la vida. Pero, lo que es más importante, nos lleva a tratar de proteger a quienes más queremos. Porque, ¿qué nos puede producir más intranquilidad que pensar que a nuestros hijos les puede faltar algo?

Efectivamente, la posible pérdida de una madre para sus hijos marcará sus vidas, en todos los ámbitos, desde el afectivo, al educativo, pasando por el vinculado a su calidad de vida. Nuestra misión como madres y padres es asegurar el futuro de nuestros hijos a pesar de las circunstancias. Para ello, debemos plantearnos todos los escenarios posibles y valorar qué necesitamos para que ese bienestar sea efectivo, estemos o no presentes.

futuro-interiorSalud, dinero y amor

Repasar la letra de la canción que planteaba “qué cosas hay en la vida” nos lleva a una reflexión. Salud, dinero y amor confluyen a la hora de tratar de proteger a los nuestros.

Ante una pérdida de salud, el amor que sentimos hacia nuestros seres queridos nos lleva a procurarles protección para garantizar su futuro. El futuro que ellos quieran y el que nosotros mismos queremos para ellos. Y hoy día, una fórmula para asegurar este aspecto descansa en el plano económico.

Porque, aunque no hay nada seguro en esta vida, lo que sí es seguro es la protección que proporciona un seguro de vida. Quien depende de nosotros contará con un respaldo económico que, si bien, no suplirá nuestra ausencia, sí le librará de ciertas preocupaciones de índole económico que puedan afectar tanto a su presente como a su futuro.

Este respaldo económico proporcionará a sus beneficiarios no solo un capital económico, sino, lo que es más importante, cierto sentimiento de seguridad y tranquilidad para poder seguir encaminando su vida hacia donde se propongan.

Así, para hacer frente a muchas de las inseguridades que nos asaltan, acude a ‘lo seguro’. Descubre Tu Vida y asegura lo más importante

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoLa realidad del cáncer de mama
Siguiente artículoEl deporte, factor clave para retrasar el envejecimiento

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí