Los accidentes no avisan, por lo que  siempre hay que estar preparados para cualquier contratiempo. Antes de salir de viaje, es fundamental dedicar un tiempo para la elaboración de un botiquín básico. Pero, ¿qué debe incluirse?

Todo lo que necesitas para tu botiquín familiar

Para que no ocupe mucho espacio y poder llevarlo siempre contigo, utiliza una pequeña bolsa para guardar lo necesario para el viaje. Los niños nunca se cansan de jugar y en ocasiones sus carreras pueden acabar en tropiezos que causen heridas. Es esencial tener la seguridad de que contamos con los medios para que todo se quede en un pequeño susto.

¿Qué necesito en cada situación?

Para curar heridas:

  • Esparadrapo adhesivo
  • Povidona yodada
  • Vendas
  • Tijeras e imperdibles
  • Pinzas
  • Agua oxigenada o alcohol en gel, para desinfectar y limpiar las heridas.
  • Apósitos esterilizados
  • Pomada para quemadoras

Para las molestias digestivas:

  • Laxantes
  • Antidiarreico
  • Suero oral de recuperación (rehidratación)
  • Antiácidos

Para aliviar el dolor, la fiebre o la infección:

  • Termómetro
  • Paracetamol e ibuprofeno
  • Antibiótico
  • Cremas antinflamatorias

Para las picaduras de insectos: 

  • Lápiz de amoniaco
  • Repelente de insectos con DEET, IR3535 o Icaridim

Este botiquín nos vale para todos los miembros de la familia, ya sean adultos o niños, siempre y cuando se trate de heridas superficiales o molestias leves. Si la herida es de consideración mayor, lo recomendable es acudir al centro de salud más cercano para que hagan una valoración más detallada y puedan realizar curas específicas.

Primeras curas y cómo tratar la herida

Lo primero es mantener la calma y determinar la gravedad de la herida. Si se trata de una herida superficial, como puede ser un rasguño o un pequeño corte, límpialo con agua y jabón ph neutro, para quitar los posibles residuos que se hayan quedado en la herida y sécalo con una gasa. Recuerda, siempre con pequeños toques.

Para desinfectar la herida, es  esencial que sea desde dentro hacia afuera para así asegurar que el desinfectante cumple su cometido y se elimina correctamente toda la suciedad. Finalmente, protege la herida para mantenerla seca y con bajo riesgo de infección. Para ello, puedes cubrirla con una tirita o una venda, siempre dependiendo de su tamaño. Te recomendamos que continúes con este proceso durante unos días, para evitar posibles infecciones.

En el caso de que se trate de una herida más profunda o que el sangrado no cese, acude inmediatamente a un centro de salud para que un profesional valore la herida y determine si es necesario puntos de sutura.

El tiempo de cicatrización de una herida depende de la gravedad de la misma.  Para  que tu cuerpo cicatrice más rápido, puedes apoyarte en  la alimentación.  Puedes incluir en tu dieta alimentos que contengan:

  • Vitamina A: esta vitamina ayuda a la fabricación de colágeno, quien colabora activamente en la rápida cicatrización de las heridas y en la posterior elasticidad de la piel. Así se evitan las antiestéticas cicatrices. Algunos alimentos ricos en vitamina A son las espinacas, las zanahorias o  el hígado de ternera.
  • Vitamina C: es vital para el crecimiento y la reparación de los tejidos, por lo que cumple con un papel muy importante en la cicatrización de las heridas. Alimentos que contienen esta vitamina: los pimientos, las frutas cítricas o  los anacardos.
  • Vitamina K: cumple con un papel fundamental a la hora de cicatrizar las heridas, ya que ayuda con la coagulación de la sangre, evitando hemorragias y bajando las inflamaciones. ¿Sabías que las inflamaciones son las causantes de una cicatrización lenta o inexistente? Esta vitamina se encuentra en las hortalizas de hoja verde, como la col rizada, las acelgas y el orégano seco.
  • Zinc: es un nutriente que al igual que la vitamina A ayuda a la creación de colágeno. Los alimentos que cuentan con una buena fuente de Zinc son los mariscos como las ostras, el chocolate amargo, las semillas de calabacín o de calabaza.

En un viaje queremos que salga todo perfecto y que nada falle. Para ayudarte a conseguir esa sensación de bienestar y seguridad, valora cada pequeño detalle y no dejes nada en manos del azar. Llevar un botiquín permite que la familia esté preparada para cualquier contratiempo. Recuerda que toda medida de seguridad siempre es poca, y más aún cuando hablamos de un pilar tan importante como la familia.

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí