Sacar partido a cada rincón de la casa para obtener un sistema de almacenamiento puede convertirse en una misión imposible. Lo más importante es mantener un orden y no tener por el hogar objetos desperdigados que molesten o que representen un peligro. Eso sí, no todo vale.

¿Qué hay que tener en cuenta?

De entre todos los sistemas de almacenaje, hay que elegir el que mejor se adapte a las características propias de cada hogar y a las de quienes comparten la misma vivienda. Para ello, hay que valorar qué objetos serán los almacenados, la frecuencia con la que pueden ser usados y la seguridad de los lugares que pensamos que podemos aprovechar. Asimismo, debe tenerse en cuenta quién puede necesitarlo, puesto que si son niños, la altura del sistema y las condiciones de seguridad deberán estar adaptadas para ellos.

Sistemas de almacenaje en casa

Teniendo en cuenta las cuestiones anteriores, toca elegir entre diversas opciones. Desde Tu Vida ON te proponemos las siguientes:

Encuentra el “secreto”

Hay perfectos espacios de almacenaje en casa que con un poco de imaginación podemos descubrir. Uno bastante conocido es el espacio que queda detrás de las puertas de las habitaciones, que muchos utilizamos para instalar perchas que sirvan para colgar cosas: bufandas, cinturones, gorros…

Otra idea genial es utilizar cuadros con marcos profundos, fijados a la pared con bisagras, para guardar las llaves. Recuerda tener en cuenta el peso del cuadro, la configuración de fijación que vayas a utilizar (tacos resistentes, tornillos suficientemente profundos) y si lo vas a hacer tú mismo, las precauciones de seguridad necesarias para manipular las herramientas con las que lo vayas a realizar.

Y aquí nuestra preferida: los nórdicos suelen ser un dolor de cabeza cuando se acaba el invierno. Si no tienes la máquina de vacío para comprimirlos y guardarlos en algún altillo, puedes hacer o comprar fundas para utilizarlos secretamente como cojines para tu cama o salón.

Soluciones en la habitación

¡Saca todo el partido a la cama! ¿Cómo? Muy sencillo. Si debajo de la cama hay espacio, puedes colocar ahí cajas. Otra alternativa es, a la hora de adquirir una nueva cama, elegir la que ya tenga incorporados cajones de almacenaje. Esto es ideal para la habitación de los más pequeños, puesto que pueden tener todos sus juguetes a mano y son fáciles de guardar después de jugar con ellos. No pases nunca por alto las precauciones que debes tomar para evitar que los más pequeños se hagan daño. Hay una etapa por la que pasan todos los niños que consiste en abrir y cerrar todos los cajones que encuentran a su alcance. Para evitar que se pillen los dedos durante su exploración, puedes usar los conocidos clips que mantienen cerrados los cajones, o colocar topes internos que dejen justo el espacio de sus pequeños deditos cuando éstos se cierren. ¡No olvides las esquineras de goma! Son ideales para mantener neutralizadas las puntas de las camas a la altura de sus delicadas cabecitas.

Espacio en cada peldaño

Si en tu casa hay escaleras, una gran opción es convertir los peldaños en pequeños cajones. O bien, si hay hueco debajo de ella, podemos buscar un mueble que encaje a la perfección. Ésta además es una buena técnica para evitar que los niños inventen juegos en sitios en los que pueden darse fácilmente un golpe en la cabeza.

Conseguir un baño amplio

Si no tienes niños, una buena alternativa para ganar amplitud en el cuarto de baño es una escalera decorativa en la zona donde está ubicado el inodoro. De un modo original, se consigue un sistema de almacenaje ideal para toallas, champús o papel. Las baldas encima del marco de la puerta son otra solución muy práctica.

Para pequeños objetos como esmalte de uñas o pintalabios, ¿por qué no usar un stand para tartas? Una forma original de tener a mano lo que más se usa y, además, mantener el espacio ordenado. Otra opción es utilizar tarros de conserva como los perfectos sistemas de almacenamiento. Recuerda tener siempre estos objetos alejados del alcance de los más pequeños.

El almacenaje no está reñido con la decoración

Basta con colocar un baúl en cualquier rincón de la casa para utilizarlo como objeto decorativo pero también como un amplio sistema de almacenaje, o colocar un colgadero tipo exposición de tienda si el espacio dentro de tus armarios no es suficiente. Ésta última puede proporcionar además un toque muy chick a tu habitación.

Ahora depende de cada miembro de la familia mantener el orden. El almacenaje es indispensable en cada hogar, pero también precisa de responsabilidad y metodología. Crear un hogar ordenado y seguro donde tus hijos y seres queridos se sientan a gusto y protegidos es una tarea que requiere de tus habilidades. ¿Qué truco de almacenaje vas a probar en casa?

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoIdeas para sorprender en San Valentín
Siguiente artículo“Voy a leer a tu casa”, una ayuda para invidentes

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí