Ahorrar dinero es para muchos una batalla perdida porque no saben cómo reducir sus gastos ni en qué invertir sus ingresos. Por ello, queremos ayudarte a que lo consigas con sencillos trucos que harán que la capacidad de ahorro de tu familia aumente. Cada vez cuesta más conseguir un gran ahorro, pero no es imposible.

Trucos para ahorrar en casa

Presupuesto para todo el mes

Para evitar gastos innecesarios nada mejor que establecer un presupuesto para cada mes y respetarlo a medida que vayan pasando los días. Para elaborarlo hay que tener en cuenta los ingresos mensuales así como los gastos fijos. Asimismo, se deja un pequeño margen para imprevistos, como puede ser una reparación del coche o la compra de un nuevo electrodoméstico. Teniendo todas las variables fijadas, podrás realizar un cálculo sencillo de tu capacidad de ahorro mensual.

Un buen plan de pensiones

La protección para toda la familia pasa por adelantarse a los acontecimientos y ser previsores. Pensar en el futuro pasa por hacerse un plan de pensiones que nos permita ahorrar cómodamente hasta que llegue el momento de nuestra jubilación, y así disponer de un plan B cuando más lo necesitemos.

El mañana pasa por una jubilación confortable, estable y que garantice el bienestar de los seres queridos sin ponerles en riesgo. Además, los datos tanto económicos como demográficos en España, no son muy positivos en cuanto a las pensiones de nuestros futuros jubilados. Por este motivo hay que empezar el ahorro cuanto antes.

Asegúrate de disponer de un plan de pensiones en el que puedas realizar las aportaciones que consideres para obtener rentabilidad a las mismas y así multiplicar tus ahorros para que el día de mañana puedas tener calidad de vida en tu jubilación.

¡Compara ofertas!

¿Tienes la certeza de que compras al mejor precio? Nunca está de más comparar la calidad-precio de los productos de diversos comercios y así asegurar qué supermercado o tienda se adapta a la economía personal. El ahorro se consigue cuidando cada detalle, especialmente la compra de alimentos y de productos para el hogar.

Reducir las facturas

Si cuidamos el consumo en casa veremos un gran ahorro en las facturas. Son errores muy comunes que se repiten continuamente, haciendo que el gasto se dispare. Desde Tu vida ON queremos comenzar a hablar sobre el agua, ¡y es que desperdiciarla no solo hace que nuestra factura se incremente, sino que además contribuimos gravemente a que un bien tan necesario cada vez sea más escaso! Cuando no la estés utilizando, cierra el grifo. Por ejemplo, no es necesario que el agua esté corriendo mientras te lavas los dientes.

Observa que ningún grifo gotee , porque gota a gota se puede llegar a desperdiciar más de 30.000 litros al año. Si notas que alguno pierde agua, con una llave maestra puedes apretar la tuerca para que cese el goteo, pero si crees que no vas a poder arreglarlo correctamente, lo mejor es que contactes con un profesional. ¡Seguimos hablando de grifos! ¿Has probado a instalar limitadores de caudal? Son unos utensilios de fácil colocación que reducen el consumo de agua hasta en un 50%, puesto que limitan el caudal en función de la presión. Así lo notaras en tu factura pero en nada más.

El agua caliente supone un gran gasto energético, por lo que debemos limitar su uso cuando no sea indispensable. Un buen método para ahorrar en casa es usar la lavadora con programas no muy calientes como son 30 o 40 grados.

Es momento de hablar de la luz. ¿Por qué no cambiar las bombillas normales por unas de bajo consumo? Supone una gran inversión, duran muchísimo más tiempo y se podrá disfrutar de un ahorro del consumo energético de hasta un 80%.

¿Recuerdas la última vez que revisaste las instalaciones de electricidad y de gas? Si la vivienda tiene más de 25 años hay que hacer una revisión cada 5 años, mientras que si es nueva se debe realizar cada 10. Asimismo, si deseas cambiar alguna instalación, compara presupuestos. Te recomendamos que hagas la revisión pertinente, no solo por temas económicos, sino porque es la mejor forma de garantizar la seguridad de tu hogar y de tu familia.

No uses ni el aire acondicionado ni la calefacción en exceso. La temperatura ideal ronda los 22ºC en invierno y los 24ºC en verano respecto a la temperatura exterior, por lo que no hace falta pasar en verano demasiado frío para resguardarse de las altas temperaturas que hace en la calle ni demasiado calor en invierno. Asegúrate de que no se producen pérdidas de energía a través de las ventanas y en el caso de que ocurriesen, no dudes en cambiarlas porque pueden llegar a reducir el consumo hasta en un 70%. Lo mismo ocurre con las persianas, que también deben ser aislantes.

Ahorrar en casa es posible cambiando pequeños hábitos como hemos señalado anteriormente. Siguiendo estos sencillos consejos, te garantizas que tus ahorros aumenten y que tu familia disfrute del bienestar y de la protección que se merecen. Sin olvidarnos de una jubilación plena, gracias a un ahorro equilibrado y continuo.

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí