Imagina poder reforzar lazos familiares y conseguir una gran armonía y equilibrio entre padres, hijos y hermanos, tan sólo cambiando la decoración de tu casa. ¿Difícil? ¡No! ¡Todo lo contrario! Con el feng shui es posible que reine la paz en nuestro hogar. ¿Quieres conocer cómo?

¿Qué es el feng shui?

Proviene de China y nació tras la observación de la naturaleza. El conjunto de palabras significa viento y agua, y para entender el feng shui debemos conocer sus tres principios. El primero se basa en que, más allá de personas, animales y plantas, debemos tener en cuenta los objetos porque tienen su propio significado. Por ello, debemos rodearnos de solamente aquellos que incremente nuestra energía vital.

A través de la influencia de los objetos y su no neutralidad llegamos al segundo principio: todo nos influye y en todo influimos. Es decir, nuestra habitación habla de cómo nos encontramos y sentimos. Por ejemplo, si decidimos cambiar nuestro hogar y deshacernos de objetos que ocupan espacio, estaremos consiguiendo una limpieza y desbloqueando la energía presente para que fluya. Y es que para que entre algo nuevo, lo viejo debe salir.

Así llegamos al tercer principio: toda creación nace del cambio. Aunque no nos demos cuenta, todo se transforma a nuestro alrededor y aferrarse a las cosas impedirá el avance personal.

Feng shui en casa

No hace falta hacer una obra para aplicar los principios del feng shui en casa, basta con seguir una organización. El primer paso es deshacernos de los trastos acumulados en las habitaciones porque se precisa de espacios útiles. Además, cada objeto debe estar ordenado y tener relación con la estancia en la que está. Por ejemplo: las sábanas se guardan en la habitación.

Cada lugar de nuestra casa cuenta con sus propias reglas:

El recibidor

Debe estar bien iluminado y ordenado, sin ningún objeto deteriorado o roto. No es aconsejable dejar cosas del trabajo o facturas en este espacio. Además, ¿el timbre no funciona correctamente? Pues ha llegado el momento de cambiarlo para poder seguir los principios del feng shui. Asimismo, los mejores colores para esta zona son salmón o amarillo si necesitamos potenciar la iluminación.

La cocina

Todo debe estar ordenado, incluido todo lo que guardamos dentro de los cajones y armarios. En cuanto al fregadero, es aconsejable que tenga cierta distancia con el lugar donde cocinamos para así no unir dos elementos opuestos: el agua y el fuego. De igual modo, hay que vigilar que no haya pérdidas de agua.
Respecto a los colores que pueden ser utilizados en la cocina, en dicha zona pueden emplearse todos a excepción del naranja, azul y rojo intenso.

El baño

Tanto la puerta como la tapa del inodoro estarán siempre cerradas. Lo más importante es que el agua circule sin restricciones, por lo que vigilaremos que las cañerías y los desagües funcionen correctamente. En cuanto a los colores, el verde, el azul y el celeste son los más apropiados.

El salón

Es el lugar donde se producen las reuniones y charlas con familiares y amigos. Por ello, es el corazón de la casa que debe tratarse como tal para encontrar el equilibrio a través del feng shui. La iluminación debe ser plena y es aconsejable no dejar ningún rincón sin luz.

La mesa tendrá el tamaño ideal para no estorbar el movimiento y para permitir que todo fluya. Si se desea un lugar más armónico, la mesa será redonda; mientras que si se desea estabilidad y jerarquía, las rectangulares son las perfectas. Además, si colocamos flores y frutas frescas, estaremos atrayendo bienestar y abundancia.

Si contamos con varios sofás, lo idóneo es que formen un ángulo de 90 grados para fomentar la comunicación.

Las habitaciones

Lo más importante en los dormitorios es que la cama esté opuesta a la puerta ya que no debemos dormir mirando hacia ella. En el feng shui se recomienda que se tenga un cabecero apoyado en la pared, jamás sobre una ventana.

Por otro lado, para conseguir un gran descanso y equilibrio, nada de tener una televisión en la habitación ni usarla antes de dormir. De igual modo, tampoco es aconsejable dormir con el móvil cerca.

Si nos apoyamos en el feng shui podremos llegar a cambiar la dinámica de nuestro día a día o bien reforzar aspectos fundamentales como el equilibrio en la familia. Recuerda que el cambio siempre comienza en uno mismo y modificar nuestro hogar puede ser un buen inicio.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoQué hacer si a tu hijo le da un golpe de calor
Siguiente artículoCómo solicitar asistencia para tus padres

1 COMENTARIO

  1. Buenas

    Esta genial tu articulo y hay muchas cosas que no sabia que me has
    aclarado, esta espectacular.. te queria corresponder
    el espacio que dedicaste, con unas infinitas gracias, por instruir a personas como yo
    jejeje.

    Besos, saludos

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí