Abaratar gastos resulta más sencillo de lo que te puedes imaginar. Con pequeños gestos cotidianos y algunos cambios en nuestro hogar, estaremos reduciendo el precio de la factura de la luz. ¡Te contamos cómo!

¿Cómo puedo ahorrar?

Aunque pueda parecer obvio, muchas veces se nos olvida. Hablamos de mantener las luces apagadas de las habitaciones que no estamos usando. Hay que destacar el hecho de que el 20% del gasto en energía de los hogares corresponde a la luz, por lo que acostumbrarnos a este sencillo hábito nos hará ver reducido el gasto en nuestra factura. De igual manera, desenchufar los electrodomésticos que no se están utilizando también aporta su granito de arena a la hora de ahorrar en consumo.

ahorrar luz

Seguimos hablando de la iluminación. ¿Has pensado cambiar las bombillas convencionales por lámparas fluorescentes? Consumen mucha menos luz y, por si fuera poco, duran hasta 8 veces más. A pesar de que su consumo en el arranque es elevado, son perfectos para las zonas más frecuentadas porque, una vez encendidos, su consumo es mínimo. Asimismo, es importante que conozcas otras opciones como los halógenos de bajo consumo o las luces LED.

Si estás pensando en redecorar tu hogar, hazlo también pensando en el ahorro. Mantén siempre despejadas las zonas por donde entra la luz natural y, si además empleamos tonos claros en las paredes o los elementos decorativos son de colores suaves, aportaremos mayor luminosidad y calidez. Aprovecha el cambio en tu hogar para poner cortinas y alfombras: las primeras eliminan los puntos fríos de las ventanas en los meses de invierno, mientras que las segundas protegen del frío del suelo.

Por otro lado, aislar la casa de forma correcta ayuda en nuestro objetivo de ahorro. Fíjate si tienes ventanas y puertas mal selladas ya que provocan fugas de aire y se traduce en un aumento de gasto en aire acondicionado o calefacción. Si has detectado alguna en tu casa, te recomendamos que pongas un poco de silicona o masilla para taparlo.

ahorrar luz

Dispositivos de ahorro

En el mercado encontramos aparatos que nos permiten gestionar el consumo de energía de forma inteligente. Con ellos, el ahorro puede ser hasta de un 40%:

  • Termostatos: permiten controlar los grados tras poner el aire acondicionado o la calefacción. Conocer la temperatura para que sea constante es sinónimo de ahorro.
  • Controlador de consumo: ofrece información acerca de la potencia usada, los vatios y los euros gastados.
  • Programadores eléctricos: programa el tiempo de activación y desactivación de los electrodomésticos. Son parecidos a los temporizadores, que tras activarlos manualmente, cortan la corriente después de pasar el tiempo que hemos indicado.
  • Interruptores horarios: enciende las luces a una hora determinada. En el mercado encontramos varios tipos: divididos (solamente enciende las luces necesarias), con sensores de luz (ilumina la estancia después de atardecer), por movimiento o reductores.
  • Controladores de ventilación para que los extractores se apaguen automáticamente.
  • Regletas automáticas que no reciben corriente si el aparato enchufado a la toma maestra no está en funcionamiento.

Ahorrar luz es sencillo. Cada persona cuenta con sus propios trucos fáciles de adaptar en el hogar, consiguiendo que el consumo se reduzca y la facturación sea menor. Además, te recomendamos que hagas revisiones periódicas para saber que todo está correcto. Por último, para saber si el gasto económico corresponde con el energético, no hay que dejar de consultar los movimientos que se producen en el mercado y la potencia contratada en casa.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoIdeas para darle un aire vintage a tu dormitorio
Siguiente artículo5 disfraces originales de niños para Halloween

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí