Lo cierto es que, durante el verano, disfrutamos de zonas de nuestro hogar que en invierno se encuentran desaprovechadas. Éste es el caso tanto del jardín como de la terraza. Si queremos disfrutar del verano en nuestro hogar junto a los más pequeños, es recomendable que tomemos algunas precauciones.

Aunque no usemos estas zonas de forma asidua durante el invierno, es recomendable que realicemos un buen mantenimiento. De esta forma, conseguiremos que se conserven en buen estado, evitando tener que hacer reformas o arreglos que pueden suponer un mayor coste económico.

Si tienes niños o animales en el hogar, debes saber que según informes realizados desde la Unión Europea, la mayor parte de lesiones y muertes que se producen en menores de 4 años, se deben a accidentes en el hogar. Las situaciones de mayor riesgo son: caídas desde la terraza o el balcón junto a quemaduras, asfixia, ahogamiento e intoxicaciones.

Consejos para tener una mayor seguridad en el jardín

Según Facua, las zonas más propensas para tener accidentes en el hogar son: la cocina, el baño, la terraza y la piscina. No obstante, esto no quiere decir que no podamos tener un accidente en otras zonas del hogar.

Muchas veces, la zona que tenemos más “olvidada” es el jardín, y aunque nos pueda parecer una zona inofensiva, lo cierto es que, también es susceptible de accidentes. Esto va a depender en gran medida del estado en el que tengamos el jardín. Las principales causas que pueden provocar un accidente en nuestra rosaleda son:

  • Herramientas y/o objetos extraños desperdigados por el suelo.
  • Fertilizantes, anti insectos y plagas que no estén guardados adecuadamente.
  • Rocas y piedras que puedan producir tropiezos.
  • Suelo húmedo y/o con barro.
  • Plantas que tengan pequeños frutos, ya que podrían causar atragantamiento en los más pequeños del hogar.
  • Cuerdas para colgar la ropa, es recomendable que éstas se encuentren a cierta altura, para evitar accidentes.

Si el suelo de tu jardín resbala o tiene zonas con barro, lo mejor es que lo acondiciones para poder estar en él. Sobre el resto del espacio, es recomendable que el terreno permanezca lo más limpio posible y sin elementos que puedan ocasionar tropiezos. En el caso de tratarse de sustancias químicas, lo más aconsejable es que éstas no se encuentren al alcance tanto de nuestros hijos como de mascotas.

¿Cómo evitar que se produzcan accidentes en mi piscina?

Según el estudio sobre la seguridad en las piscinas elaborado por Abrisud, el ahogamiento supone la tercera causa de muerte en el mundo, con especial incidencia en niños de entre 1 y 4 años.

Para evitar accidentes con una piscina, es recomendable que ésta se encuentre cercada y cubierta durante los meses de invierno, de esta forma, evitarás que se pueda acceder al agua sin permiso.

Durante los meses en los que se va a utilizar la piscina, es recomendable que siempre esté un adulto supervisando la situación para evitar el riesgo de ahogamiento.

Profesionales como Esther Maestro, especialista en matronatación, defienden la importancia de que los niños comiencen a nadar de forma activa a partir de los 4-5 años. También recomiendan que éstos tengan contacto con el agua a partir de los 4 meses, ya que de esta forma haremos estimulación acuática de nuestro bebé.

Respecto al mantenimiento de la piscina, se recomienda que el proceso de cloración se lleve a cabo durante la noche para evitar la exposición excesiva de los niños.

Consejos para evitar accidentes en la terraza o el balcón

Según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, las caídas en los más pequeños del hogar, son el principal motivo de consulta en los servicios de urgencias. Normalmente, cuando la caída se produce de un nivel a otro (como las caídas desde una terraza, un balcón, desde las escaleras de la vivienda…), suelen requerir el ingreso hospitalario.

Todo esto, hace que sea muy recomendable tomar medidas para evitar que se produzcan este tipo de accidentes en el hogar.

  • Es aconsejable no poner macetas ni muebles cerca de las barandillas, así evitaremos que nuestro hijo se pueda encaramar a los barrotes cayéndose de nuestra terraza o balcón.
  • Utiliza una maya de protección que impida que tu hijo pueda saltarla en el caso de que haya trepado por la barandilla.
  • Si te estás planteando una pequeña reforma, estate atento a la altura de la barandilla, ten en cuenta que los niños tienen especial afición por escalar.
  • Fíjate en la distancia entre los balaustres de tu barandilla. La ley estipula que ésta debe ser interior a 12 cm (para evitar que un niño pueda meter la cabeza por ella).
  • Pon un cierre de seguridad en la terraza. Así evitarás que pueda acceder a la misma cuando no estés.
  • Instala protectores en las ventanas.

Recuerda que la prevención más eficaz es cuidar permanentemente de los más pequeños. Su protección es parte de tu día a día siendo el bienestar familiar lo más importante para cualquier madre y padre.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoCómo proteger a nuestros mayores de una intoxicación digitálica
Siguiente artículoMe he caído en casa y debo guardar reposo ¿Qué ayudas me presta mi seguro?

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí