En el Día Internacional del Alzheimer, dedicamos este post a todas las personas que padecen la enfermedad, pero también a quienes desempeñan un papel fundamental en el cuidado de estos enfermos, sus familiares.

Hoy es el día de todos aquellos que ya no recuerdan cómo recordar. Sí, hoy se celebra el Día Mundial del Alzheimer, una enfermedad neurodegenerativa cuyo desarrollo está estrechamente vinculado al envejecimiento de la población.

En este sentido, las expectativas no son positivas, pues el progresivo envejecimiento de la población producirá un aumento en el número de personas que sufren esta enfermedad. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en la actualidad, las personas mayores representan casi un 20% del total de la población, cifra en tendencia ascendente que continuará aumentando hasta llegar a suponer un 35% en 50 años.

A escala mundial, el alzheimer borra los recuerdos de cerca de 47 millones de personas y, se sitúa como una de las diez patologías más mortales del mundo según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es la patología neurodegenerativa más habitual entre las personas mayores de 65 años.

En España, casi un millón de personas están diagnosticadas con alzheimer, llegando a un 40% de enfermos en mayores de 90 años según la Sociedad Española de Neurología (SEN). La SEN alerta de que existe entre un 30 y un 40 por ciento de los casos sin diagnosticar, por lo que estas cifras son menores que la situación real. Por su parte, un estudio de la Confederación Española de Alzheimer (CEAFA) señala que uno de cada cuatro hogares españoles tiene un familiar afectado por la enfermedad. Estos datos muestran la situación actual de la enfermedad, de la cual gran parte de la sociedad es conocedora directa o indirectamente.

El impacto de la enfermedad en el entorno familiar

alzheimer cuidadores familiaEl perfil del cuidador en España es mujer (representan el 76% de los cuidadores), residente en zona urbana y mayor de 70 años, que cuida de su padre o marido. Aspectos como la edad o el agotamiento influyen en que los cuidados que recibe la persona afectada no sean los más adecuados para la situación que viven.

Para los cuidadores no supone una situación sencilla, ya que se enfrentan al miedo y la sensación de aislamiento por ser una tarea que implica una dedicación plena que no le permite tener todos los momentos sociales o de descanso que le gustaría. Por ello, el cuidador de una persona con alzheimer padece cierto agotamiento. Cansancio y falta de fuerza física suelen ser las notas dominantes, a las que se une el desánimo y cierto nivel de depresión, ya que supone una gran entrega para una situación en la que la mejora no es evidente. Por otro lado, el cuidado de un enfermo de alzheimer es costoso, alcanzando una media de unos 30.000 euros al año, según CEAFA, una cantidad que la mayor parte de las familias no pueden permitirse. Este contexto empuja a muchos cuidadores a buscar ayudas y apoyos económicos. La Ley de Dependencia establece prestaciones económicas y ayudas en este sentido, pero que, en ocasiones, no son suficientes.

Desde TuvidaON somos conscientes del esfuerzo que realizan estos cuidadores cuya principal motivación suele ser el cariño hacia la persona afectada de alzheimer. Por ello queremos darte tranquilidad para que en los momentos en los que tú no puedas estar, siempre haya alguien que pueda ayudarte en esta labor y esa persona nunca quede desatendida. Con el seguro Tu Vida, además de las grandes coberturas del seguro de vida y la confianza de CNP Partners, te ofrecemos una serie de servicios adicionales para que los tuyos estén atendidos en caso de cualquier infortunio que pueda sucederte. Descubre nuestras coberturas y asegura tu futuro y el de tu familia.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoLa ciudad a golpe de pedal
Siguiente artículoCapacita a tu hijo frente a la discapacidad

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí