Si hay algo que no puede faltar en nuestro hogar es la seguridad, tanto para los más pequeños como los mayores. Cada edad exige unos cambios y una adaptación de la vivienda a sus características físicas. Pero, ¿sabes cómo adaptar tu casa para personas de la tercera edad?

Su seguridad, lo más importante

En una vivienda donde conviven personas mayores, lo idóneo es que el suelo sea antideslizante y la superficie lisa. De igual modo, hay que evitar obstáculos como alfombras o sujeta puertas.

Por otro lado, si la persona mayor no utiliza una silla de ruedas para desplazarse, la instalación de moqueta de pelo corto ayudará a que, en caso de caída, las lesiones se vean reducidas.

En el caso de tener escaleras, se debe poner barandillas en los laterales para ayudar a subir y bajar. Otro factor a tener en cuenta es la luz, ya que es una zona muy peligrosa para no estar iluminada.

Donde más tiempo pasan unidas las familias es en el salón. Por ello, también debemos adaptarlo para personas mayores. Para que estén totalmente cómodos, podemos ayudarnos de un sillón que tenga un respaldo alto y reposabrazos teniendo especial cuidado con la altura para evitar problemas cuando se sienten y levanten.

Los muebles deben estar bien fijados a la pared, sin dificultar el paso, y, a ser posible, que tengan los bordes redondeados.

En el baño lo más conveniente es tener un plato de ducha a nivel del suelo y que, además, dispongamos de alfombrillas antideslizantes. Si por el contrario hay una bañera y no se puede sustituir, las barras de sujeción serán de gran ayuda. También pueden colocarse cerca del inodoro para permitir una mejor incorporación.

Por otro lado, en la cocina los utensilios han de estar ubicados en los muebles de mejor accesibilidad. La altura de los mismos debe permitir un acceso rápido y sencillo. Especial atención a electrodomésticos como la vitrocerámica para que no se queden encendidos.

Cómo adaptar la casa para personas mayores y conseguir una mayor protección

En cuanto a su dormitorio, lo más apropiado es que los armarios estén a una altura baja y la cama a una altura media-alta. Si el grado de dependencia es elevado, las camas articuladas son lo más aconsejable. De igual modo, los interruptores de luz deben estar cerca de la cama y, si es posible, que la persona disponga de un teléfono inalámbrico próximo.

Por toda la casa debe haber abundancia de interruptores con señalización en la oscuridad. Y es que la luz es fundamental para nuestros mayores y evitar así una caída por falta de visibilidad.

Otro elemento importante son los enchufes, debiendo estar siempre asegurados. En cuanto a los cables, su colocación y fijación a la pared reducirá el riesgo de tropiezo.

Debemos contar en nuestra vida con la seguridad necesaria que nos permita ver a nuestros seres queridos protegidos. En el cuidado de los mayores es esencial la protección.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previo8 consejos que te ayudarán a escoger el mejor colegio para tus hijos
Siguiente artículo¿Qué es el control parental para televisión?

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí