El frío puede causar graves daños en la piel. Las bajas temperaturas no ayudan a mantener una epidermis hidratada y cuidada, y por ello hay que prestar una atención específica durante los meses más fríos del año. Es posible llevar un estilo de vida saludable en la tercera edad, pero se debe tener un cuidado especial, sobre todo en lo que se refiere al órgano más grande del cuerpo: la piel.

¿Cómo cuidar la piel?

Es en los meses más fríos cuando se producen más cambios bruscos de temperatura que provocan una deshidratación cutánea. Se debe tener un cuidado especial con las personas que padecen trastornos de circulación periférica tales como insuficiencia vascular o varices porque son los que más padecen las consecuencias del frío en la epidermis.

cuidados de la piel

Cuidados de la piel en casa

La calefacción a una temperatura media (unos 20 grados) es perfecta para evitar la pérdida de la humedad natural de la piel y de su elasticidad. Asimismo, no es aconsejable pasar largos períodos de tiempo cerca de fuentes de calor (como bolsas de agua caliente o mantas eléctricas) porque podrían ser causa, a largo plazo, de la aparición de manchas cutáneas y de pigmentaciones.

Aunque lo que más apetezca en invierno sea un baño caliente, no hay que abusar de ello porque podría ser contraproducente. Lo ideal es una ducha con agua tibia y usar jabones ricos en lípidos y que contengan PH neutro. Asimismo, también se pueden utilizar otros que sean naturales, tales como el de cacao o el de aceite de coco.

Otro punto esencial es la hidratación, una rutina diaria a la que deberíamos acostumbrarnos. Hay cremas para todo tipo de piel y para cada zona. Una vez conozcas las más adecuadas a tus características personales tienes que aplicarlas en la cara y en el resto del cuerpo. Tampoco hay que olvidarse de hidratarse por dentro, siendo fundamental mantener una ingesta de agua de un litro y medio diario.

Para lucir una piel sana incluso en invierno, lo más apropiado es tratarse con un exfoliante después del baño. En el mercado se pueden encontrar numerosos productos de cuidado de la piel, pero también se puede elaborar uno casero como el que te contamos a continuación:

Exfoliante de plátano y azúcar

El primer paso es aplastar el plátano hasta que parezca puré. Después, hay que añadir 3 cucharadas de azúcar o sales marinas y vigilar que no quede muy aguado, ya que si es así habría que añadir un poco más de glucosa. Finalmente, se aplica a través de suaves masajes y se limpia con agua tibia.

Con este gesto tan sencillo gracias a un exfoliante casero y rápido de hacer, se consigue nutrir y suavizar la piel. Y es que la exfoliación es esencial para cuidar la epidermis en invierno. Eso sí, las personas que tengan un cutis seco y sensible no deben abusar de su uso, ya que lo adecuado es llevarlo a cabo una vez cada dos semanas para no castigarlo todavía más.

¿Y en la calle?

Antes de salir hay que recordar que las manos y la cara son las zonas que más padecen el duro frío invernal. Para evitar una deshidratación, no hay que dejar en casa los guantes, gorro y bufanda.

A pesar de las bajas temperaturas, si se practica gimnasia para mayores en espacios al aire libre, hay que seguir usando protección solar para evitar un envejecimiento prematuro de la piel y enfermedades como cáncer.

cuidados de la piel

Alimentos para los cuidados de la piel en invierno

Una alimentación sana y equilibrada favorece el cuidado de la piel. Para ello, en la dieta no pueden faltar los siguientes alimentos:

  • Vitaminas del grupo B porque todas tienen influencia en los procesos de renovación celular de la piel. Están presentes en alimentos como verduras, legumbres, frutas frescas, huevos, lácteos o pescados.
  • Para evitar la deshidratación podemos ayudarnos de pescados azules, soja o nueces porque aumentan la presencia de ácidos grasos omega-3, esenciales para tal fin.
  • Una fruta que no puede faltar es el kiwi por su alto contenido de vitamina C. Además, permite fortalecer la formación de colágeno, esencial para lucir una piel flexible.
  • El aguacate, tan presente en productos cosméticos, es muy importante ya que contiene numerosas propiedades, vitaminas D y E y minerales tan importantes como el calcio y el magnesio.
  • La zanahoria posee vitaminas y antioxidantes que refuerzan la capa más externa y, de este modo, la protege de factores como el viento.
  • Para olvidar la piel grasa y poder mantenerla hidratada, nada más apropiado que el consumo de avena. Tiene todos los aminoácidos esenciales y, además, equilibra la flora intestinal.
  • Aunque parezca increíble, el chocolate puro no puede faltar en la dieta. Un consumo saludable mejora el aspecto de la epidermis.

En conclusión, todo es importante cuando cuidamos la piel en invierno. Para mejorar su aspecto y no tener problemas, hay que seguir una dieta variada y rica, especialmente en verduras, frutas, cereales, hortalizas y legumbres. Además de aplicar una crema hidratante y del uso de exfoliantes para protegernos antes de salir a la calle.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoAdiós al aburrimiento: 10 actividades para la tercera edad
Siguiente artículo3 ideas geniales para mostrar tu lado solidario en estas Navidades

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí