Para muchas personas mayores de 65 años, que las horas de trabajo pasen a ser de tiempo libre puede resultar duro. La actividad diaria cambia cuando eres jubilado, pero una vez llegas a esa edad existen numerosas ventajas que harán que disfrutes del día a día sin repercutir en tu bolsillo.

Descuentos para viajar siendo jubilado

Los viajes subvencionados organizados por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) para jubilados puede que sean los descuentos más conocidos. Suponen una manera sencilla y barata de conocer otros lugares y, a su vez, facilita la incorporación de los mayores en el sector turístico. Además, también cuenta con un programa que permite acudir a balnearios para recibir tratamientos personalizados.

No todo queda aquí. La Red de Paradores de España, bajo el programa Días Dorados, ofrece un 10% de descuento todos los días de la semana sobre la tarifa Parador, y hasta un 30% en el precio del desayuno. Asimismo, es frecuente encontrar descuentos ofertados por agencias de viajes.

Descuentos en transporte para jubilados

Si se desea viajar, RENFE dispone de una Tarjeta Dorada pensada para personas mayores de 60 años. Cuenta con numerosos descuentos que tienen diversas condiciones:

  • AVE y Larga Distancia tiene una rebaja del 40% de lunes a jueves, siendo del 25% el fin de semana.
  • Para Avant, el descuento es del 25% de lunes a viernes, pero llega al 40% los sábados y domingos.
  • En cuanto a los servicios FEVE, el descuento es del 50% para todos los días.
  • En Media Distancia Convencional y Cercanías, el jubilado aportará un 40% cualquier día de la semana.

Cada comunidad autónoma cuenta con algún tipo de descuento en el transporte público, que van desde trayectos gratuitos hasta descuentos del 90%. Por regla general, para poder acceder se tiene en cuenta la renta que se cobra en relación al salario mínimo interprofesional.

Los beneficios del carnet de pensionista

Llevando siempre consigo el carnet de pensionista, las rebajas y descuentos son múltiples. Por ejemplo, a la hora de comprar, los hipermercados disponen de tarjetas gratuitas para personas jubiladas con las que se descuenta, por el ejemplo, el IVA de productos frescos. A su vez, también los bancos ofertan tarjetas con descuento y los operadores de telefonía disponen de tarifas reducidas.

Ya sea en la localidad de residencia o en otra, los descuentos en ocio y espectáculo son muy amplios. La agenda cultural de una ciudad puede ser disfrutada a precios muy bajos:

  • Teatro. Algunos cuentan con descuento permanente, mientras que en otros varían según la obra y el porcentaje a reducir (suele oscilar entre un 10% y un 50%).
  • Cines. Las personas jubiladas disponen en la mayoría de las grandes salas de ofertas increíbles para disfrutar de los estrenos de cartelera. Al igual que en los teatros, suele oscilar entre un 10% y un 50%, y también depende de la sala, ya que en algunas se aplica todos los días y en otras en uno específico.
  • Museos. Tanto los que dependen directamente del Gobierno como los privados pueden tener descuentos de hasta un 40%, teniendo algunos dependientes del Estado la entrada gratuita para jubilados.

descuentos para jubilados

¡Todavía queda más! En las instalaciones públicas deportivas es frecuente encontrar descuentos para la tercera edad. De este modo, es más fácil cumplir con la recomendación médica de realizar un mínimo de 20 minutos de actividad física al día. La rebaja en el precio puede ser de hasta un 75%.

La persona mayor de 65 años que desea estudiar también puede beneficiarse de una reducción en el coste total. Por ejemplo, se puede acceder a la universidad para mayores o a programas de educación que se desarrollan en casas de cultura o en centros de la tercera edad.

Como hemos podido comprobar, las ventajas económicas de las personas jubiladas tienen repercusión en otros sectores económicos, como en el turismo o en el ocio. No en todos los centros aparecen las ofertas, por ello, se debe preguntar si realizan algún tipo de rebaja en el precio. No hay que olvidar que para que se aplique un descuento hay que acreditarlo presentando el carnet de pensionista, por lo que si se es jubilado hay que llevarlo siempre consigo. Después de muchos años trabajando, se puede seguir disfrutando de la vida sin que apenas tenga repercusión en el bolsillo.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoAlimentos para depurar y desintoxicar tu organismo
Siguiente artículoLibros que debes leer al menos una vez en la vida

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí