Para una vejez saludable es indispensable el ejercicio físico. No se requiere un gran esfuerzo durante un largo período de tiempo, sino que basta con rutinas sencillas en casa para que el funcionamiento del cuerpo no se estanque. Piensa que somos como un robot: necesitamos movernos para engrasarnos y no estropearnos por deterioro a causa de inamovilidad.

Hábitos saludables para vivir mejor

Los ejercicios para personas mayores permiten aumentar la longevidad y la calidad de vida, ayudando a que sean independientes y con autonomía. Además de mejorar el estado emocional y favorecer las relaciones sociales de la tercera edad, el deporte tiene numerosos efectos saludables. Por ejemplo, previene o retrasa los síntomas de enfermedades como la hipertensión, cardiopatía isquémica, osteoporosis, diabetes u obesidad.

Entrenamiento en casa: ejercicios para personas mayores

Antes de llevar a cabo ejercicios en casa hay que consultar con el médico de cabecera para conocer si el estado de salud y la capacidad física permiten la práctica deportiva. Una vez se tenga el consentimiento del doctor, una rutina de entrenamiento en el hogar puede ser la siguiente:

  1. Con las rodillas flexionadas y los brazos estirados hacia arriba, se debe mover el brazo derecho a la izquierda y viceversa incrementando paulatinamente el ritmo.
  2. Los movimientos de cabeza son muy olvidados y es un error para las articulaciones. Algunos de los ejercicios pasan por moverla hacia los lados (como si se dijera que no), hacia delante (movimiento de sí) o llevar la barbilla al hombro y posteriormente la oreja.
  3. Levantar una pierna con la rodilla doblada y mantenerla en alto unos segundos. Hay que repetir el movimiento un mínimo de 10 veces con cada extremidad.
  4. Con las manos en la cintura y las piernas ligeramente separadas, movemos el tronco hacia los lados pero sin que los pies se muevan. Es decir, ¡toca mover la cadera!
  5. Es momento de coger una silla. Una vez sentado y con las manos en los hombros, movemos el tronco hacia delante y girando hacia los lados.
  6. Aprovecha que estás sentado para inclinarte hacia delante, levantarte y volver a sentarte. Repítelo un mínimo de 10 veces.
  7. De pie, se colocan las manos contra la pared para bajar y subir el cuerpo.
  8. También apoyado, ya sea a la pared, al respaldo de una silla o a una mesa, elevar una pierna lo que se pueda y hacia un lado y mantenerla en alto durante unos segundos.

Una caminata durante media hora (o 3 de 10 minutos cada una), danza o yoga son otras alternativas para el ejercicio de nuestros mayores. Un entrenamiento físico, junto con uno de agilidad mental, permite mejorar la calidad de vida. ¡Toca moverse!

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previo7 consejos para prevenir el cáncer de mama
Siguiente artículo4 normas imprescindibles si vas a la piscina con tus hijos

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí