En el Día Mundial de las Personas de Edad Avanzada, dedicamos este post a darte una serie de recomendaciones para ayudar a que tus mayores continúen disfrutando de la vida al envejecer. Porque la edad no la marca la fecha de nacimiento, sino el espíritu con el que afrontamos el paso de los años.

La longevidad es un hecho. Cada vez vivimos más años. Basta con comparar una pirámide poblacional de hace unas décadas con una actual. Y es que, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la esperanza de vida en nuestro país se sitúa en una media de 83 años -80 para los hombres y 85 para las mujeres- lo que supone un aumento de más de diez años respecto a la década de los 60.

Ello ha llevado a que muchos esfuerzos en el ámbito de la medicina se dirijan a promover la calidad de vida y la salud de las personas de edad avanzada. Una salud entendida en su sentido más amplio. Pues salud no es solo tener controlada la tensión o el azúcar, entre otras cuestiones físicas. Salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es “un estado de completo bienestar físico, mental y social”. Así, el estado emocional de nuestros mayores es determinante.

¿Qué entendemos por bienestar emocional? El bienestar emocional tiene mucha relación con las aportaciones que hacemos al resto de la sociedad. Y en edades avanzadas, en ausencia de un trabajo que nos ocupe gran parte del día, es más complicado ser consciente de nuestras aportaciones. El bienestar emocional en estas edades tiene que ver con la capacidad de adaptación a la nueva situación, la flexibilidad para aprender cosas nuevas, llevar un estilo saludable que nos permita disfrutar de nuestro tiempo libre y seguir estando activos.

Así, para fomentar el bienestar emocional de nuestros mayores, debemos procurar que “se marquen objetivos que aporten significado a su existencia, así como una relación de correspondencia con el entorno social”, asegura Sandra García, psicóloga del Instituto Barcelona de Psicología.

García asegura que para ello es esencial llevar un estilo de vida activo, más allá de realizar ejercicio físico. Es primordial participar de la vida social, relacionarnos con otras personas, participar de actividades en nuestra comunidad, etc.

envejecerDe este modo, debemos animar a nuestros mayores a envejecer participando y encontrando un significado a lo que hacen. Para ello, es esencial fomentar en ellos una actitud positiva, que tengan una perspectiva optimista de la vida, sabiendo afrontar las dificultades que caracterizan el hecho de envejecer. Una clave para ello es evitar que se abandonen, promover el contacto con familiares y amigos, hacer que se mantengan informados, que se interesen por sus nietos…

Por otro lado, para aumentar su motivación, debemos apoyarles a fijarse retos y metas, objetivos que les estimulen, tales como dar un paseo todos los días, hablar con los vecinos, comer con la familia, encargarse de algunas gestiones o pasar tiempo con sus nietos.

Otro factor determinante es evitarles el sentimiento de soledad. Debemos dedicarles tiempo. Que se sientan cuidados y que sientan que cuidan a sus menores. Animarles a que realicen alguna actividad con sus amigos y conocidos. Desde ir a dar un paseo por el parque hasta echar una partida a las cartas. En definitiva, ataquemos la sensación de soledad, uno de los mayores enemigos para nuestros mayores.

Por último, mantengamos activa su mente. Concentración, memoria, cálculo… son capacidades que han de mantenerse activas. Ejercitar el cerebro evita su deterioro. Desde llevar las cuentas de las compras realizadas a leer el periódico son actividades positivas para mantener la cabeza activa. La memoria, sobre todo la memoria a corto plazo, suele sufrir con el paso de los años. Una actividad social diaria también contribuye a ejercitar la memoria a corto plazo y mejorar su calidad de vida.

En definitiva, el cuidado de nuestros mayores no debe limitarse al aspecto físico. Existe un componente emocional que influye y que debemos cuidar para mantener, en la medida de lo posible, su calidad de vida al envejecer.

¡Animémosles a disfrutar de una vida plena y saludable!

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoEvitemos un problema de ‘peso’
Siguiente artículoNetworking para mujeres: Juntas contra los problemas de la conciliación

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí