Puede que hayamos notado en algún mayor de nuestro entorno temblores de mano que le dificultan diversas tareas de la vida diaria y quizás en alguno de estos casos hemos estado frente a los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cien personas mayores de 60 años la padecen. Actualmente hay aproximadamente siete millones de personas en el mundo con esta enfermedad, y la previsión apunta a que la cifra se incrementará a los doce millones en 2030.

Los afectados por esta enfermedad suelen tener entre 55 y 65 años, aunque existen casos en los que la enfermedad puede aparecer antes de los 40 años. Recordemos el caso del actor Michael J. Fox.

El riesgo de padecer la enfermedad a medida que la edad avanza, así como el envejecimiento global de la población, hace que la cifra de personas que sufren esta patología también aumente.

Causas

La enfermedad del parkinson es un trastorno del movimiento ocasionado cuando las neuronas no producen suficiente cantidad de dopamina, la cual ayuda a los movimientos del cuerpo y a regular el estado de ánimo de una persona. Se trata de un trastorno neurodegenerativo que afecta al sistema nervioso de manera crónica y progresiva.

Síntomas

Los síntomas suelen comenzar con temblores a un lado del cuerpo, para posteriormente extenderse a ambos lados. Se produce temblor en las manos, brazos, piernas, mandíbula y cara. Se experimenta rigidez en brazos, piernas y tronco, así como una ralentización de los movimientos. Todo ello conlleva a padecer problemas de equilibrio y coordinación.

A medida que los síntomas se agravan, los enfermos de parkinson pueden tener problemas para caminar o realizar movimientos simples, además pueden desarrollar trastornos depresivos, del sueño o experimentar dificultades para masticar, tragar o hablar.

Otros síntomas menos evidentes son el hecho de que a la hora de escribir, la persona que está comenzando a desarrollar la enfermedad lo hace con una letra más pequeña. Otros signos son la pérdida de olfato o el hablar con voz más baja y ronca que antes.

Tratamientos

De momento no existe cura para esta enfermedad, aunque sí existen tratamientos farmacológicos que mitigan en cierta medida los síntomas. En los casos más graves, cirugía junto con una estimulación cerebral profunda a base de electrodos implantados en el cerebro que envíen impulsos dirigidos a estimular las partes del cerebro que controlan el movimiento pueden resultar beneficiosos.

También es recomendable que el paciente realice terapias rehabilitadoras, orientadas a conseguir una mayor autonomía e independencia. Fisioterapia, logopedia, terapia ocupacional y psicología deben acompañar al enfermo de parkinson para mejorar su calidad de vida.

Los enfermos de parkinson suelen desarrollar cierto grado de dependencia, de modo que debemos prestarles el cuidado y apoyo que necesitan.Si eres de quienes convive con mayores que padecen este mal, sabrás que dependen de ti, o de alguien que les ayude a realizar determinadas tareas de su día a día. Por eso, es importante prever situaciones en las que bien tú, o quien cuide del mayor, estén cubiertos en caso de que algo impida que puedan ayudarle. Nunca estamos exentos de eventualidades que puedan requerir que guardemos reposo, como un accidente o una hospitalización. Por eso, desde Tu vida On, te recomendamos el seguro Tu vida. Ese que te ofrecerá una mano cuando más lo necesitas. Procura tener siempre un plan B para cuando tú no puedas atender a tus mayores. Descubre Tu vida (link) y todas las ayudas que pueden ayudarte a sobrellevar situaciones difíciles.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoDolor de espalda: cómo combatirlo
Siguiente artículo“Show must go on”

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí