Los trastornos del sueño en personas de la tercera edad son muy comunes. Cuesta lograr una conciliación del sueño, el cual pasa a ser menos profundo y más entrecortado, llegando incluso a interrumpirse varias veces durante la noche. Todo ello afecta a la salud y al día a día del anciano, quien tiene que soportar somnolencia diurna, fatiga e incluso pérdidas de memoria y desmotivación. Pero, ¿por qué ocurre?

problemas para dormir

¿Por qué duermen menos los ancianos?

Es frecuente que una persona que ha llegado a la vejez vea disminuidas sus horas de sueño y pasen a ser de entre 6 y 7 horas. No hay que olvidar sumar las veces que se levantan en mitad de la noche, lo que hace que no descansen correctamente. En parte se debe a la pérdida de un grupo de células, ubicadas en el hipotálamo, las cuales contienen la galanina, un neurotransmisor inhibidor. Y a menos neuronas, más problemas para dormir. A ello se suma la hormona que regula el ciclo del sueño, la melatonina, la cual también disminuye con el paso de los años.

Los trastornos del sueño en la tercera edad pueden ser a causa de:

  • Alzheimer.
  • Cambios en los hábitos adquiridos para dormir como, por ejemplo, irse a la cama antes.
  • Sufrir alguna enfermedad crónica.
  • Depresión.
  • Tomar demasiado alcohol, cafeína o nicotina.
  • Afecciones cerebrales y neurológicas.
  • Dolores propios de alguna enfermedad como la artritis.
  • Algunos medicamentos que causen somnolencia.
  • Necesidad de orinar varias veces durante la noche.
  • Vida muy sedentaria.

¿Cómo hacer frente a los problemas para dormir?

Es posible luchar contra el insomnio de manera natural. Para ello, basta con seguir los siguientes consejos:

  • Nada de cenas copiosas y próximas a la hora de dormir. Lo idóneo es irse a la cama habiendo hecho la digestión y para ello hay que cenar entre una o dos horas antes. Si se desea, un vaso de leche caliente justo antes de tumbarse puede ayudar como sedante gracias a sus aminoácidos.
  • A partir de la hora de comer hay que evitar las bebidas con cafeína.
  • Tener rutinas diarias como levantarse y acostarse siempre a la misma hora. Un gesto tan sencillo evita el descontrol horario y ayuda a conciliar el sueño.
  • Es aconsejable realizar ejercicio de manera moderada por la tarde ya que el cansancio físico ayuda a dormir.

problemas para dormir

Es muy importante no tomar medicamentos sin supervisión médica. La automedicación puede acarrear problemas fácilmente evitables. En la tercera edad son habituales los problemas para dormir, pero es posible hacerles frente para descansar en mejores condiciones y poder afrontar cada día con fuerza y optimismo.

Una buena opción para dormir “del tirón” es tener una vida activa, de manera que cuando llegue la noche, el organismo necesite largas horas de descanso para reponer energías. Este estilo de vida tiene un doble beneficio para los ancianos, no sólo ayuda a alargar las horas de sueño sino que además favorece llevar una vida saludable a la vez que se sienten ocupados.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoBancos de ropa: No tires tus prendas, dónalas
Siguiente artículoBeneficios de la música en bebés

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí