Un peeling casero ayuda a rejuvenecer la piel y a eliminar de forma natural las células muertas de la epidermis. Es posible hacer uno sin salir de casa y de manera natural, consiguiendo así dejar atrás un cutis apagado y sin brillo. ¿Sabes cómo?

¿Por qué hacer un peeling casero?

Son muchos los beneficios de un peeling natural puesto que son muy efectivos. Se notará mayor suavidad en la piel gracias a la  mejora de la aparición de nuevas células y por la limpieza de toxinas. De igual modo, el riego sanguíneo mejora.

Este truco de belleza previene manchas y arrugas, además de conseguir un gran brillo natural en la zona tratada.

¿Cómo se realizan?

En primer lugar, hay que destacar que se debe respetar el proceso natural de la regeneración celular y es apropiado un peeling casero a la semana o cada dos.

Si es la cara la zona elegida para el tratamiento natural, primero se lava y, sin secar, se añade el peeling elaborado. Se recomienda que sea a través de masajes suaves en círculos y dejar actuar la mezcla durante unos minutos. Finalmente, se vuelve a lavar la cara con agua.

Si por el contrario se hace el peeling en otras zonas como en glúteos, puede aumentar la presión en el masaje por el que se aplica la receta casera.

Un peeling para cada piel

  • Para piel seca. El azúcar y el aceite de oliva es una combinación perfecta para exfoliar la piel reseca. Además, regenera los tejidos y combate los posibles signos prematuros del envejecimiento. Para elaborarlo, basta con mezclar 4 cucharadas de azúcar blanco con 2 de aceite de oliva. Posteriormente, se mezcla y se pone con suavidad sobre la piel a tratar.
  • Para el acné. Un peeling casero rápido para tratar pieles con acné es el que aúna avena, miel y agua tibia. Se combate las impurezas de una manera rápida y sencilla.
  • Para piel grasa. Los ingredientes que se necesitan son: un plátano, 2 cucharadas de avena y una de leche. Una vez que está todo compacto, debe aplicarse con suaves masajes para posteriormente lavar la zona con agua.
  • Para el cuerpo. Se precisa de sal gruesa y aceite de coco. La mezcla resultante puede ser aplicada con mayor presión en el masaje, ya que la piel corporal es menos sensible que la de la cara. Se combate, además, problemas de circulación de la sangre, estrías o celulitis.

Hacer un peeling natural es una manera sencilla de cuidar la piel sin necesidad de salir de casa y en pocos minutos. ¿Lo has probado ya?

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previo4 recetas simples que puedes comer en la playa
Siguiente artículoCómo evitar a los pesados en las apps de citas

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí