Este tipo de alimentación está de moda y para tener claro sus diferencias y beneficios, ¡no te pierdas este post!

Lo ‘bio’, sin duda, se lleva. Cada vez son más las empresas de alimentación que en su gama de productos incluyen opciones de este tipo. Asimismo, las cadenas de distribución alimenticia, muestran una clara apuesta por ofrecer a sus clientes productos bio, habilitando amplias secciones en sus establecimientos e, incluso, abriendo establecimientos en los que solo se ofrecen este tipo de productos.

¿Pero tenemos claro qué es un producto bio? ¿Es lo mismo que ecológico u orgánico? En muchas ocasiones solemos emplear esto tres términos como sinónimo. Pero existen algunas diferencias.

Alimentos ecológicos

Son aquellos que desarrollan todas sus etapas de crecimiento y producción como en la naturaleza, sin ningún tipo de intervención artificial, sin aplicación de ningún fertilizante ni pesticida químico en el caso de los cultivos y sin la administración de hormonas de crecimeinto o antibióticos en el caso del ganado.

Alimentos biológicos

Estos productos no contienen ningún componente que haya sido alterado genéticamente. Son productos que no pasan por el laboratorio para mejorar su aspecto o caducidad, tal como suele hacerse con algunas frutas y verduras, por ejemplo.

Alimentos orgánicos

En ellos no se realiza ninguna intervención química para optimizar su desarrollo. Es decir, están exentos de la aplicación de pesticidas o fertilizantes.

Aquí puede parecer que todos los productos orgánicos son bio, pero no es así. Hay productos que puede que no contengan químicos, pero puede que estén manipulados genéticamente.

Sea por un tipo o por otro por el que nos decantemos, están de moda. Bien porque son más saludables, bien porque suponen un compromiso con el medio ambiente, bien porque apoyan la sostenibilidad del medio rural… Bien por el conjunto de todo ello.

Y es que, en todas estas vertientes, este tipo de alimentos tienen beneficios:

Valor nutritivo

Según un estudio de un equipo internacional de expertos dirigido por la Universidad de Newcastle, los alimentos ecológicos contienen mayores concentraciones de antioxidantes que los convencionales, así como niveles sensiblemente inferiores de metales pesados tóxicos como cadmio, plomo o mercurio. Asimismo, la leche y carne orgánicas tienen niveles más altos de ácidos grasos omega-3.

Contribución al medio ambiente

Este tipo de agricultura y ganadería favorece la biodiversidad y contribuye a evitar la contaminación, pues al no emplear elementos químicos, aire suelo y agua no se contaminan. Además, al emplear técnicas respetuosas con el entorno, la actividad biológica del suelo se incrementa. Asimismo, se hace un uso racional de los recursos naturales.

Sostenibilidad del medio

Consumir estos productos contribuye también a la sostenibilidad del medio rural, aumentando el bienestar económico y social de las sociedades rurales, revitalizando estas regiones y creando oportunidades de empleo en las mismas.

En Tu vida ON, queremos poner a tu disposición información valiosa con la que puedas mejorar tu bienestar y el de los tuyos. Lo más importante es prevenir y si un cambio en la alimentación nos ayuda a mejorar nuestra salud, ¡bienvenido sea! En este sentido y pensando en tu bienestar en todos los ámbitos, no olvides que tienes a tu disposición nuestro seguro Tu vida para proporcionarte tranquilidad, aún en momentos complicados.

 

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoVentajas de la educación con animales
Siguiente artículoDolor de espalda: cómo combatirlo

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí