¿Cuántas de vosotras sois mujeres de ciudad? Seguro que muchas. Y seguro que encantadas de serlo, a pesar de que en ocasiones el estrés de la vida urbana haga mella en vuestro bienestar.

Es cierto que el estrés de las grandes ciudades supone ciertos riesgos para la salud. No solo por respirar un aire menos puro sino también a nivel mental.

No es que vivir en una gran ciudad sea una ‘locura’, pero sí es cierto, como vienen apuntando estudios científicos desde hace décadas, que las enfermedades mentales relacionadas con la vida en núcleos urbanos, ha crecido a medida que han crecido las ciudades, su población, su contaminación, sus ruidos…

Depresión y ansiedad son algunas, y aunque aún no hay pruebas definitivas que relacionen la aparición de enfermedades mentales con el hecho de vivir en una ciudad -aunque se trate de padecimientos de carácter temporal-, sí se están buscando fórmulas para mitigar el impacto.

El ruido no solo resulta molesto o puede provocarnos problemas de audición, sino que también aumenta nuestra irritabilidad y, en consecuencia, nuestra tensión, lo que desemboca en estrés, ansiedad o trastornos del sueño, entre otros. ¿Cómo protegernos? Algunas opciones son insonorizar las viviendas, utilizar tapones para los oídos o auriculares que nos aíslen del ruido, pero con precaución en este último punto, ¡no vaya ser peor el remedio que la enfermedad!

¿Y contra el ‘ajetreo’, los horarios, los atascos…? En definitiva, contra la sensación de ‘no llegar a nada’, muchos profesionales de la psicología recomienda buscar tiempo para uno mismo y realizar actividades de ocio con las que disfrutemos. Se trata de una fórmula para desconectar del estrés de la rutina, liberar la tensión del día a día y hacernos más fuertes ante amenazas de ansiedad o depresión. Pero, como en el caso anterior, buscando el equilibrio. Una agenda repleta de actividades de ocio también puede ser contraproducente. ¡Selecciona

Otro factor fundamental es dedicar tiempo a nuestro yo interior, por lo que realizar ejercicios de meditación puede ser muy beneficioso. Esto, coordinado con ejercicios de respiración consciente es una práctica muy recomendada. Así, el mindfulness puede enseñarte técnicas útiles para gestionar ciertas situaciones de ansiedad o estrés.

Y como no podía ser de otra manera, ¡cuidar de nuestro descanso es esencial! La inmensa mayoría de profesionales de la medicina recomiendan no dormir menos de siete horas diarias. Pero cuidando no solo la cantidad de sueño, sino también la calidad. En este sentido, un truco es tratar de irnos a la cama lo más relajados posible. Una buena fórmula, pensar en cosas que nos hagan sentir bien mientras disfrutamos de un baño caliente.

Desde Tu Vida On te animamos a seguir estas recomendaciones para que la vida en la gran ciudad no afecte a tu bienestar. Cuidar de ti misma es importante. Tanto como cuidar de los tuyos. Así, si el bienestar de los tuyos es una cuestión que te preocupa, trata de protegerlo. Primero cuidando de ti y, después, tratando de protegerlos ante cualquier posible escenario. En consecuencia, quizá te interese valorar la posibilidad de contratar un seguro de vida para mujeres. Tu Vida puede ser una buena opción, un seguro de vida para mujeres que además de las coberturas habituales también ofrece servicios de asistencia para que los tuyos tengan los cuidados que se merecen cuando tú no puedas proporcionárselos. ¡Conoce Tu Vida!

Te invitamos a conocer seguros Tu Vida

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here