¿Después de comer siempre te duele el estómago y no paras de escuchar retortijones? Es una situación muy molesta que puede repetirse por un amplio período de tiempo. Para conocer sus causas y evitar que suceda, desde Tu vida ON hemos elaborado una guía para mejorar tu salud intestinal.

¿Cuál es la causa?

El dolor estomacal puede estar localizado en una sola zona del abdomen, ser generalizado o intermitente y producir hinchazón abdominal. Su causa es muy variable, pero las razones más comunes son:

  • Comer demasiado y muy rápido, consiguiendo que lo comido no sea digerido adecuadamente.
  • No masticar lo suficiente, lo que causa inflamación por la toma de demasiado aire.
  • Determinados alimentos como las judías, el repollo, la coliflor, las cebollas, el brócoli o las alubias pueden derivar en dolores intestinales.
  • Tomar bebidas con gas en exceso.
  • Estreñimiento.
  • Gastroenteritis.
  • Alergias o intolerancias.
  • Intoxicación alimentaria.
  • Padecer el síndrome del intestino irritable.
  • Por la ingesta de algún medicamento.
  • Estrés y ansiedad.

En primer lugar, hay que descartar cualquier causa que atañe a graves problemas de salud. Para el resto de casos, con los siguientes consejos se puede prevenir la aparición del dolor abdominal y estomacal.

dolor intestinal

La relevancia de la higiene

Antes de preparar cualquier comida y manipular alimentos, no hay que olvidar lavarse las manos correctamente. Pero no solamente es un gesto válido antes de cocinar, sino que hay que hacerlo frecuentemente.

Mantener una dieta sana

Antes de hacer variaciones en la dieta, si a menudo padeces dolores, retortijones y gases después de comer, es apropiado que acudas al médico para saber si eres intolerante a algún alimento.

Tras conocer los resultados de las pruebas y tomar las medidas recomendadas por el médico, es esencial llevar una dieta rica en fibra que sea siempre comida saludable y equilibrada. No pueden faltar las verduras ni las frutas. Para sentir bienestar después de cada comida, puedes incorporar yogures y tés de menta. Asimismo, para ayudar a tomar la fibra necesaria, prueba a comer un kiwi o un puñado de frutos secos.

Reduce la ingesta de sal y evita los alimentos con alto contenido en sodio. Por ejemplo, los procesados suelen ser sinónimo de una gran cantidad de sal y son perjudiciales para nuestra salud.

Antes de comer olvida masticar chicle en exceso porque puedes tragar más aire de lo normal, lo que es sinónimo de hinchazón de tripa. Eso sí, no elimines por completo esta práctica porque el incremento de la secreción de saliva permite disminuir los niveles de acidez en el estómago.

La hidratación es otro punto esencial para evitar dolores intestinales. Es muy importante beber, mínimo, un litro y medio de agua al día y no tomar refrescos gaseosos en exceso.

Prohibido comer rápido

No tengas prisa por comer y toma tu tiempo para masticar correctamente y así ayudar a que sean digeridos adecuadamente los alimentos sin derivar en dolores intestinales. Además, si comes muy rápido solamente cogerás demasiado aire, que puede provocarte gases estomacales.

Después de comer, y si puedes, no te sientes ni te tumbes. Lo ideal es moverse dando un pequeño paseo para decir adiós a los dolores de estómago.

Alimentos para el dolor intestinal

Si a pesar de todo padeces molestias estomacales, los siguientes alimentos pueden ayudarte a aliviar el dolor.

Arándanos

Ya sea tomando un puñado o a través de zumos, los arándanos contienen una gran cantidad de proteínas, nutrientes y multitud de propiedades que ayudan a tratar los dolores intestinales.

Plátano

Es muy fácil de digerir y por su alto contenido en nutrientes favorece y estimula el tracto digestivo. Asimismo, recude la gastritis, previene úlceras gástricas y elimina toxinas.

Ajo

Perfecto para mejorar la digestión y reducir los gases. Por ejemplo, para tomarlo puedes hervir un vaso de agua que contenga un diente de ajo molido, un poco de pimienta negra y unas semillas de cilantro.

dolor intestinal

Té de hierbas

Ya sea de canela o de manzanilla, un té nos ayuda a eliminar bacterias y aumenta la movilidad del intestino eliminando el malestar.

Manzana

Tomar una al día es sinónimo de consumir una gran cantidad de fibras solubles. De igual modo, contiene propiedades antibacterianas que impiden el desarrollo de las bacterias en el estómago.

Para evitar gases, es apropiado consumirla sin cáscara y a pequeñas porciones. Otro método es a través de zumos o purés.

Zumo de limón

Gracias a sus ácidos es el aliado perfecto para mejorar el proceso digestivo y reducir los gases intestinales. Para depurar el organismo, ¿qué tal un vaso de zumo de limón por la mañana?

Hay otros productos como el jengibre o el agua de coco que ayudan a reducir los dolores estomacales. Por otro lado, un truco es ponerse un paño caliente en la zona del abdomen para conseguir así que se relaje y aliviar la molestia a la vez que se reduce la hinchazón de vientre.

Si padeces dolor en exceso y tienes numerosas indigestiones, nauseas, vómitos o pérdida de peso, acude al médico para una exploración física, someterte a pruebas y así poder saber qué sucede exactamente y poder comenzar con un tratamiento específico.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoConsejos para proteger tu hogar si te vas de vacaciones
Siguiente artículo6 regalos originales para abuelos

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí