Las enfermedades del corazón son uno de los grandes males de la sociedad actual. Adaptando una serie de hábitos saludables a nuestra vida, podemos reducir el riesgo de sufrir estas enfermedades.

La vida sedentaria se apodera de nuestra rutina. Nos pasamos más tiempo del que quisiéramos sentadas en una silla. Y, aun así, llegamos muy cansadas a casa, por lo que es raro que nos apetezca ir al gimnasio o a echar una carrera por el parque. Estos hábitos que se han extendido en el siglo XXI pueden debilitar nuestro corazón. Por ello, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España. Además, el 23,5% de las muertes en mujeres se deben a esta causa. Pero no todo está perdido. La mayoría de las enfermedades del corazón se pueden evitar con unos sencillos hábitos.

Dieta saludable

Una dieta equilibrada es el primer paso para que nuestro corazón esté saludable. Además, la dieta mediterránea es la recomendada por la Sociedad Española de Hipertensión para que la presión arterial se equilibre y, así, evitar posibles infartos en el futuro. Dentro de esta dieta, hay un alimento clave: la fruta. Si tomamos una pieza al día reduciremos hasta el 34% el riesgo de desarrollar un problema cardíaco, según un estudio de la Universidad de Oxford. Fácil, ¿no?

Ya lo sabían los ingleses. El té también reduce el riesgo de infarto. Sí, porque previene los depósitos de calcio en las arterias. Y según un estudio del Hospital Johns Hopkins de EE. UU, el 35% de las personas que toma una taza de té al día, tiene menos posibilidades de sufrir un problema cardiovascular.

No te estreses

El estrés es otro elemento que hay que reducir. ¿Quién no está estresada hoy en día? Por mucho que nos apasione nuestro trabajo, no debemos dedicarle más de 45 horas semanales, porque si no se incrementa el riesgo de tener problemas cardiovasculares, según una investigación del Centro de Ciencias de la salud de la Universidad de Texas.

Y relacionado con el estrés, están las emociones fuertes. Es difícil que nos dé un infarto si nos enfadamos en exceso. Pero el riesgo existe. Y por ello, meternos en un atasco en plena ciudad cada día para ir a trabajar, gritar por la ventanilla porque el coche que está delante no acelera cuando el semáforo está verde o enfadarnos con nuestros hijos porque no se han comido toda la comida del plato, es perjudicial para la salud. Es mejor evitar cualquier situación que nos altere. La ansiedad y la ira aumentan un 750% el riesgo de infarto en las dos horas siguientes a haberlas sentido, según un estudio del Royal North Shore Hospital de Sídney.

Deporte y descanso

Dormir bien también ayuda. Quizás este supuesto sea el más difícil. Pero renunciar a ese último capítulo de tu serie favorita por una horita más de sueño e ir más descansada al trabajo te ayudará a reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Las personas con insomnio crónico tienen un 45% más de posibilidades de tener un infarto, según un estudio de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología.

Y cómo no, el deporte o el ejercicio moderado. Los mandamientos para tener un corazón sano pasan por evitar el sobrepeso, no fumar, hacer ejercicio regular y seguir una dieta equilibrada. No hace falta ser un deportista de élite, ir al gimnasio o correr 20 kilómetros todos los días. Con pasear durante 30 minutos diarios o realizar algún ejercicio en casa es suficiente para mantener el corazón saludable. Existen otras opciones más tranquilas como el yoga, que además de ayudarnos con nuestra salud física, mejora nuestro equilibrio emocional. Realizando alguna actividad física, evitaremos el sobrepeso, una de las causas de enfermedades cardiovasculares.

Dejar de fumar

Incontestable y fundamental. A pesar de que su consumo ha disminuido en los últimos años, España se sitúa por encima de la media europea en consumo de tabaco según el Informe sobre el estado de la Salud de la Unión Europea de 2017. España se sitúa en un 23%, ocho puntos por encima de la media europea (15%). El porcentaje de hombres fumadores (25%) es superior al de mujeres (19%). El tabaquismo hace que el riesgo de que sufran un infarto aumente. Además, por el hecho de ser mujer y fumadora, tienes más riesgos coronarios como el déficit hormonal, los problemas de ovulación o la menopausia precoz. Por ello, es recomendable someterse a revisiones periódicas.

Desde TuvidaON te recomendamos seguir esta serie de consejos para disfrutar plenamente de tu salud y Tu Vida. Los pequeños cambios acaban siendo grandes revoluciones, y los cambios saludables tendrán grandes efectos positivos en tu calidad de vida.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoCinco destinos perfectos para nuestros mayores
Siguiente artículoNunca es pronto para empezar a asegurar tu futuro

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí