Tanto si tenemos un trabajo que requiere movimiento físico, como si se trata de un trabajo ‘de oficina’ más sedentario donde pasamos ocho horas (¡o más!) sentadas en una silla, seguro que en más de una ocasión has padecido dolores de espalda.

Seguro que en esas épocas ni se te ha pasado por la cabeza hacer algo de deporte, no fuera a ser que terminases ‘doblada para siempre’. Pues, en ese caso, ¡hiciste mal! Realizar ejercicio físico si sufres dolor de espalda es el mejor método para mitigar esta dolencia.

Los deportes de bajo impacto ayudan a restablecer y reforzar la masa muscular. Son ‘la varita mágica’ que hará desaparecer, al menos en parte, este malestar.

Además, tienen  ‘muy buen impacto’ en  la mejora de la forma física, la tonificación del cuerpo y el fortalecimiento de las articulaciones. No obstante, antes iniciarte en alguna de las disciplinas que comentaremos más adelante, asegúrate de que los dolores no son provocados por ningún problema de columna. En tal caso, consulta con tu médico e infórmate sobre cuál sería la práctica física más adecuada para ti.

En cualquier caso, mantener la musculatura de la espalda tonificada, relajar tensiones y mantener  cierta flexibilidad corporal, contribuye a la salud de nuestras lumbares y articulaciones, lo que previene molestias  y lesiones.

Así, si estás decidida a ‘no dar la espalda’, a disfrutar de un mejor estado físico, decídete por alguno de estos deportes:

  1. Natación

Es uno de los deportes más completos para mantener la espalda en buen estado. La natación fortalece los ligamentos y la musculatura de las piernas. También, la columna vertebral y los brazos.

Entre los estilos de natación, debes elegir el que mejor se adapte a tu situación, pues cada técnica fortalece más o menos las diferentes partes de tu cuerpo.

¡Nota importante! Trata de mantener el cuerpo en el agua de modo que los músculos abdominales estén trabajando y coloca la cabeza justo en la superficie del agua, sin extender demasiado el cuello para respirar, pues se originaría tensión.

  1. Remo

El remo, ya sea en embarcación o en el gimnasio, exige cierta buena forma física antes de iniciarse en la práctica del mismo, así como tener siempre presente que debemos mantener la posición adecuada para realizarlo. Pero practicándolo de forma correcta es muy beneficioso para tonificar la musculatura de la espalda.

  1. Tai Chi

Los movimientos de esta práctica oriental tonifican toda la musculatura corporal, evitando el dolor de espalda y facilitando el juego de las articulaciones. Además, ayuda a liberar mente y tensiones.

  1. Pilates

El pilates constituye uno de los mejores deportes para la espalda, pues mejora y fortalece la columna vertebral.

Haciendo pilates, una de las partes que más se ejercitan es la abdominal, con lo que reforzamos los músculos de la parte posterior del cuerpo. Según muchos expertos, la mayoría de las personas que ejercitan bien la parte abdominal evitarán dolores de espalda, pues tienen mayor control del cuerpo.

Además, los estiramientos que implica el pilates contribuyen a liberar tensión, relajar las partes del cuerpo acostumbradas a malas posturas, a sufrir sobrecargas o lesiones como la ciática.

  1. Yoga

Al igual que el pilates, el yoga dota de mayor flexibilidad a nuestro cuerpo. Aporta elasticidad a nuestro sistema muscular y hace que los huesos se muevan de forma correcta.

En cuanto a las dolencias de espalda, existen posturas o ‘asanas’ que favorecen la región cervical, la dorsal, la lumbar o la zona del coxis. Debemos incidir con la que más se adapta a nuestra situación.

Así, el yoga nos ayudará a relajar nervios pinzados en la espalda, estirar la columna y generar más espacio entre vértebras.

Desde Tu Vida On te animamos a que cuides la salud de tu espalda y, en general, tu bienestar. Porque si tu bienestar y, sobre todo, el bienestar de los tuyos te preocupa, lo mejor es tomar medidas orientadas a hacer frente a los posibles riesgos que lo pongan en peligro. En este sentido, te podría resultar de interés hacerte con un seguro de vida, que garantizaría el bienestar de tu familia ante determinadas circunstancias adversas. El seguro Tu Vida puede ser una opción interesante. Además, ofrece coberturas adicionales dirigidas a la asistencia a los tuyos en caso de que por accidente u hospitalización, no pudieras cuidar a los que más quieres como se merecen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here