Hoy se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, con el objetivo de aumentar la concienciación dirigida a aumentar la prevención y control de esta enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define esta enfermedad como “un proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células. Puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. El tumor suele invadir el tejido circundante y puede provocar metástasis en puntos distantes del organismo. Muchos tipos de cáncer se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo comunes como el humo de tabaco. Además, un porcentaje importante de cánceres pueden curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana”.

Y es que la prevención y la detección temprana son fundamentales para detener el alarmante aumento de la incidencia de esta enfermedad. “Más del 60% de los casos se concentran en África, Asia, América Central y del Sur. Esas regiones registran el 70% de las muertes a nivel global, principalmente por la falta de detección temprana de la enfermedad y el acceso a tratamientos”, asegura la OMS.

Según la American Cancer Society, se prevé que 9,5 millones de personas en todo el mundo fallezcan a causa de esta enfermedad durante este año, lo que se traduce en unas 26.000 muertes diarias.

En nuestro país, según señala la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), la incidencia de la enfermedad afecta a unas 200.000 personas al año y, calcula, “afectará a uno de cada tres hombres y una de cada cuatro mujeres a lo largo de la vida”. No obstante, señala que gracias a los avances científicos y tecnológicos, así como a la generalización de los programas de cribado para determinados tumores, “dos de cada tres personas con cáncer viven más de cinco años tras el diagnóstico”.

Según datos de la Organización del Día Mundial contra el Cáncer 2019, 3,7 millones de vidas al año pueden salvarse si son diagnosticadas y tratadas de forma precoz.

El cáncer es una enfermedad que afecta de forma íntegra al individuo; no solo en su salud física, sino también en su ámbito social, así como en su faceta emocional y psicológica. Esto ocurre desde el momento de la aparición de los primeros síntomas, durante todo el proceso e, incluso, antes de que la enfermedad se declare, durante las campañas de prevención o a las de cribado. Pero además, no solo se ve afectada la persona que padece la enfermedad, sino que todo su entorno familiar la sufre con él.

Y seguro que ese sufrimiento también te acompañaría a ti al pensar que, en caso de padecer la enfermedad, si se produjese el peor de los escenarios, el bienestar de los tuyos pudiera verse afectado. En este sentido, si te preocupa el futuro de tu familia, quizá sea momento de valorar la contratación de un seguro de vida. El seguro Tu Vida puede ser una buena opción. Además, este seguro tiene coberturas adicionales, una de ellas, dirigida a dar apoyo a las mujeres que padecen cáncer de mama. Desde Tu Vida On te animamos a que consultes sus coberturas y, sobre todo, a llevar a cabo conductas orientadas a la prevención y detección precoz de esta enfermedad.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoIctus, la primera causa de mortalidad en las mujeres
Siguiente artículo¿Cuáles son los derechos de mi hijo adoptado si yo fallezco?

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí