El dolor de espalda es un mal que padece gran parte de la población. Para saber cómo combatirlo y evitarlo, no te pierdas esta entrada de nuestro blog.

¿Dolor de espalda a las espaldas? Muchas de nosotras solemos padecerlo, bien puntualmente, bien a menudo o de forma crónica. Si no existe una causa médica que la provoque, las malas posturas suelen ser el motivo más habitual.

Además de acudir al médico, desde Tu Vida On recomendamos seguir una serie de consejos a prevenir y combatir esta molesta dolencia.

  1. Realizar ejercicios de estiramiento alivian el dolor y fortalecen nuestra espalda. Estos ejercicios flexibilizan la columna y la musculatura que la rodea, favoreciendo un efecto calmante. De hecho, una reciente investigación del Boston Medical Center de Estados Unidos demuestra que los estiramientos ayudan a eliminar el dolor sin la necesidad de tomar fármacos.

>Lo primero, estírate en el suelo, pon una mano en cada rodilla y flexiona las piernas hacia el abdomen. Cuando sientas el estiramiento en la zona lumbar, gira despacio de lado a lado.

> A continuación, ponte de rodillas y estírate hacia delante. Pon la mano derecha sobre la izquierda, inclina el cuerpo hacia la derecha y balancéate. Hazlo también a la inversa: mano izquierda sobre la derecha, inclinando el cuerpo hacia la izquierda y balanceándote. Repite estos estirmaientos varias veces.

> Por último, ponte de pie y deja caer el cuerpo hacia delante, sin rebotar. No es necesario que llegues al suelo. Sentirás cómo las vértebras se van separando. Trata de aguantar en esa postura un minuto. Si padeces lumbalgia, consulta a tu médico.

  1. ¡Adiós a la ‘curvita de la felicidad’! Otra forma de luchar contra el dolor de espalada es evitando el sobrepeso. La acumulación de grasa en el abdomen puede hacer que la columna vertebral se desvíe hacia atrás para corregir el desequilibrio. Este exceso en la curvatura de la espalda provoca que por cada peso de kilo extra se ejerza una presión de 4 kilos más sobre cada vértebra lumbar.

El objetivo en este caso es eliminar la ‘barriguita’, pero no te lances a hacer abdominales. Pueden ser perjudiciales. En su lugar, si no padeces hipertensión, los ejercicios hipopresivos reforzarán tu espalda de forma efectiva y segura.

Túmbate en el suelo con las piernas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Inspira notando cómo se abren las costillas y mete el ombligo hacia dentro. Vacía el aire y contén la respiración durante diez segundos. Repite la secuencia cinco veces.

  1. ¡Fuera nervios! La acumulación de nervios, tensión, estrés… afectan al dolor de espalda. TE preguntarás por qué. El motivo es que ante una situación estresante, el cuerpo segrega gran cantidad de adrenalina para estar ‘preparado’ para reaccionar. Los vasos sanguíneos se estrechan, se reduce el flujo sanguíneo y los músculos se contraen.

Esta es un reacción corporal positiva si no se produce de forma continua. Si el estrés es permanente,  la presencia de adrenalina resulta excesiva y los músculos permanecen tensos durante demasiado tiempo, pudiendo desembocar el asunto en males como lumbalgia, por ejemplo.

Esta tensión genera ‘nudos’ o contracturas musculares. Para tratar de deshacerlos, presiona con la yema del pulgar en el punto en que te duele. Mantén presionado durante un minuto, hasta notar que el ‘nudo’ se deshace.

Si esto no funciona, túmbate, colocando una pelota de tenis entre la zona que te duele y el suelo, haciéndola rodar levemente con el cuerpo.

En general, debemos mantenernos activos. Caminar, andar, practicar yoga o pilates es beneficioso. Por ejemplo, el pilates es una muy buena fórmula para ejercitar la espalda sin poner en riesgo la musculatura. Por su parte, el yoga contribuye a estirar y fortalecer los músculos.

En cualquier caso, optemos por la fórmula que optemos para combatir el dolor de espalda, conviene siempre antes consultar con un especialista.

Desde Tu Vida On esperamos que estas recomendaciones te resulten útiles. Poner freno a los males que podamos padecer o saber cómo combatirlos es clave para poder disfrutar de ese bienestar que, esperamos, disfrutes en todos los ámbitos de la vida. En esta línea, pensando en ti y en los tuyos, hemos diseñado el seguro Tu Vida, un seguro que persigue con el que queremos proporcionarte la tranquilidad de saber que el bienestar de quienes más quieres está asegurado.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoBio, eco y orgánico: diferencias y beneficios
Siguiente artículoParkinson: causas, síntomas y tratamientos

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí