Es la comida más importante del día pero, a su vez, es a la que menos atención se le presta. Para una alimentación saludable, un desayuno equilibrado es esencial. Por ello, queremos informarte sobre los errores más comunes que se comenten en esta comida, para que así puedas corregirlos y comenzar la mañana con energía y buen humor.

Errores más comunes 

Saltarse el desayuno

El mayor error y el que más se repite es no desayunar por la creencia de que así se consigue adelgazar: ¡es una gran equivocación! No hacerlo supone no volver a activar el organismo después de las horas de sueño, algo fundamental cuando se quiere bajar de peso. Además, no desayunar supone llegar a la hora de la comida con más hambre, lo que implica comer sin control y sin pensar en  la cantidad de calorías que se van a ingerir.

Desayunar es necesario para poder enfrentar todas las obligaciones del día a día. ¡No debes olvidar que el cerebro y el cuerpo necesitan estar bien alimentados para un correcto funcionamiento y un rendimiento óptimo!

Un desayuno poco equilibrado

Te levantas tarde y  para compensar la falta de tiempo, desayunas un café rápido y sales  corriendo para el trabajo, ¿te suena? Es necesario desayunar con tranquilidad y evitar pensar que la primera comida del día es una tontería. Un desayuno debe suponer, dependiendo de cada persona, un máximo del 25% del total de las calorías diarias e incluir: minerales, vitaminas, proteínas, fibra, hidratos de carbono y grasas saludables… ¡Es importante disponer de tiempo para desayunar! Si quieres apurar las horas de sueño, una opción es preparar todo lo necesario la noche anterior.

Es aconsejable tomar 5 piezas de fruta cada día y nada mejor que comenzar su ingesta desde primera hora del día. Si prefieres el zumo a la fruta, y no vas a exprimirlo tú misma sino que lo vas a comprar ya hecho, tienes que prestar atención a los ingredientes ya que es posible que no contengan la misma cantidad de fibra que tiene la fruta sin exprimir.

¿Las grasas trans son el centro de tu desayuno?

Es muy importante controlar el azúcar, la sal y, sobre todo, las grasas trans. Por ejemplo, la bollería industrial no aporta los nutrientes necesarios y, además, no hace que tu estómago este saciado durante mucho tiempo. Lo mismo ocurre con los cereales. Encontramos una gran variedad  en el mercado, pero no todos son igual de saludables, por lo que es importante que dediques unos minutos a leer la composición de los mismos, evitarás así consumir productos muy elaborados o refinados.  Para cuidar la salud, hay que optar por cereales integrales como la quinoa, la cebada o la avena.

¡No hay que olvidar los frutos secos!

Nada mejor que un puñado de frutos secos para aportar al cuerpo las proteínas que necesita y aplacar el hambre durante más tiempo. Y es que gracias a sus características, el organismo siente saciedad tras su ingesta. Perfectos para acompañar, por ejemplo, al yogur que tomamos en el desayuno.

¿Y la hidratación?

Tomar uno o dos vasos de agua en ayunas aporta grandes beneficios:

  • Limpia el cuerpo de toxinas y elimina residuos.
  • Protege las articulaciones y los músculos.
  • Mejora el tracto digestivo.
  • Mantiene la elasticidad de la piel y ayuda a que no pierda su tonicidad.
  • Ayuda a que el cerebro se mantenga alerta.

Si tras leer esta lista de errores más comunes, te has visto reflejado en alguno de ellos, te recomendamos que comiences a cambiar tus hábitos de desayuno, te aseguramos que te sentirás mucho mejor y afrontarás el día con energía suficiente. Además, si tu objetivo es perder peso, es importante que no te saltes el desayuno, ya que como te hemos comentado, eso hará que tu organismo no se active y, por lo tanto, no comience con quema de calorías.

¡Afronta el día con energía y salud! Enseña y participa en la preparación del desayuno de los que más te preocupan, para ya que los hábitos que adquirimos desde pequeños perduren al llegar a la edad adulta. ¡Asegura y protege así la salud de tu familia!

 

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoLos 5 accidentes más comunes en el hogar
Siguiente artículo¿Enchufes? ¡Cuidado con las quemaduras eléctricas!

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí