Mucha gente siente más aprensión a males que puedan afectar al cerebro que, además, pueden producir secuelas que afectan de forma importante a nuestra calidad de vida.

El ictus o accidente cerebrovascular es una de estas afecciones neurológicas más frecuentes. Cuando se produce, requiere asistencia urgente, pues provoca un trastorno de la circulación cerebral  por el que las posibilidades de recuperación se reducen cada minuto que pasa.

Según la Clínica Universidad de Navarra, el ictus es una de las causas más importantes de incapacidad permanente en nuestro país, así como la segunda causa de muerte en adultos. En el caso de las mujeres, la primera.

Sí, los datos apuntan a que cada catorce minutos, una mujer sufre un ictus, aunque el 80 por ciento de los mismos se pueden prevenir con pautas de vida saludable y controlando la tensión y el colesterol, evitando el sedentarismo y el tabaco y gestionando de forma adecuada el estrés.

Las estadísticas confirman esta proclividad de la mujer a sufrir ictus. Una de cada cinco mujeres sufre un accidente cerebrovascular a lo largo de su vida. Y es que, en 2017, más de 16.000 mujeres fallecieron por ello en nuestro país, lo que supone 4.000 muertes más que en el caso de los hombres.

Razones por las que la mujer es más proclive a sufrir un ictus

Según profesionales del Hospital La Paz de Madrid, uno de los motivos es que las mujeres tienen mayor sensibilidad biológica a sufrir un daño cerebral por cualquier estímulo, como por ejemplo el tabaco, lo que les hace padecer más patologías de vasos sanguíneos y arterias.

Así, cualquier enfermedad que tenga impacto en las arterias, tiene mayor efecto en la mujer. Las consecuencias y secuelas variarán según la zona en la que se encuentre el vaso infartado, el tiempo que el cerebro a dejado de recibir sangre y del daño producido.

En este sentido, un dato es que, en las mujeres, son más frecuentes las enfermedades cardioembólicas, una alteración en el ritmo cardíaco que da lugar a la formación de coágulos de sangre en el corazón que pueden viajar hasta el cerebro y ocasionar un ictus. Esta dolencia lleva en mayor medida a accidentes vasculares en el cerebro. Además, “cuando el ictus está provocado por un accidente cardioembólico, el infarto es más extenso y afecta a una zona más amplia del cerebro. De ahí que las consecuencias sean más graves”, explican científicos del servicio de neurología del Hospital del Mar de Barcelona.

Otro factor desencadenante es el estrés. El hecho de padecerlo, por sí solo, no es causa de ictus, pero sí precipita que la enfermedad, latente, aflore. Por ello, es clave controlar los niveles de estrés.

También, el hecho de que las mujeres tardemos más en acudir al hospital es determinante. Solemos tener un umbral del dolor alto y regularmente pensamos: “Ya se me pasará”. “Seguro que no es nada” y cuando por fin acudimos, suele ser tarde.

En cuanto a las secuelas en los sistemas motor y sensitivo, son las mismas en ambos sexos, pero sí existen efectos invalidantes que afectan especialmente a las mujeres. Tal es el caso de la afasia, capacidad de utilizar y comprender determinadas palabras.

“Todas estas consecuencias son tremendamente invalidantes y críticas para el paciente desde el punto de vista social. Su vida activa se quiebra y tiene que dejar de hacer muchas cosas. La familia se tiene que reestructurar para atender al enfermo”, señalan en este sentido desde el Hospital del Mar.

Así, ante estas mayores probabilidades de padecer ictus, si te preocupan los riesgos que sus secuelas o, en el peor de los casos, el peor desenlace, puedan acarrear al bienestar de los tuyos, desde Tu Vida On te recomendamos valorar la posibilidad de contratar un seguro de vida que brinde a tu familia el soporte económico necesario en caso de fallecimiento o incapacidad laboral. El seguro Tu Vida ofrece estas coberturas, entre otras, que te pueden resultar interesantes.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoEl cáncer de ovario, el más mortífero de los cánceres del aparato reproductor femenino
Siguiente artículo#DíaMundialContraElCancer

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí