Seguro que alguna vez te has quemado cocinando. Y casi seguro que fue con aceite hirviendo, ¿verdad? Huye del hielo y de la pasta de dientes. El aloe vera, el aceite de rosa de mosqueta, el pepino o, incluso, el propio aceite de oliva a temperatura ambiente son los mejores remedios naturales para tratar las quemaduras con aceite. Y ante cualquier duda acerca de la gravedad de la quemadura, acude a un especialista.

La cocina, sin duda, es uno de los lugares del hogar que alberga más peligros. ¿Quién no se ha quemado alguna vez cocinando o al sacar algo muy caliente del microondas ha saltado algo del contenido? Para que nuestras experiencias culinarias sean siempre recuerdos gratos y no nos ‘marquen’ en el peor sentido, en esta entrada de nuestro blog, repasamos algunos remedios naturales a los que podemos recurrir ante una quemadura con aceite. No obstante, antes de repasar algunos de los remedios naturales que mejor funcionan, conviene precisar que por supuesto, ante la menor duda acerca de la gravedad de la quemadura, lo prioritario es acudir a un centro médico, pues estos remedios solo están aconsejados para quemaduras de primer grado, que son las que se producen en la capa más superficial de la piel y causan enrojecimiento en la zona dañada.

Volvamos a los remedios. Existen ‘leyendas urbanas’ por las que creemos que la mejor opción para tratarlas es aplicar hielo o pasta de dientes. Sin embargo, los expertos coinciden en que estas creencias son erróneas. De hecho, el hielo retarda la cura y aumenta el dolor ya que genera una mayor quemadura sobre la zona afectada. En su caso, la pasta de dientes, aunque alivia el dolor en un primer momento, también retrasa la cura ya que una vez quede sólida,m habrá que rascar la piel para su retirada, lo que producirá mayor irritación en la zona afectada. En este sentido, mucha precaución si en la quemadura se producen ampollas: nunca las explotes porque expondrías la herida a una posible infección.

¿Qué hacer entonces? En primer lugar, asegurarnos de que tenemos las manos bien limpias antes de aplicar remedio alguno. Después, una opción es aplicar aceite de oliva a temperatura ambiente. Alivia el dolor y contribuye a una más rápida cicatrización y a que no aparezcan manchas en la piel gracias a la enorme cantidad de vitamina E con la que cuenta el aceite. Al aplicarlo, debemos dejar que actúe alrededor de una hora.

Otra opción es colocar una rodaja de pepino, pues ayuda a refrescar la zona quemada. El pepino es rico en vitaminas A, C y E que, además de sus propiedades antioxidantes, favorecen la producción de colágeno y elastina. Si el pepino está recién sacado del frigorífico, mejor. Hay que dejarlo actuar unos quince minutos.

Volviendo a la nevera, podemos aplicar yogur con miel. Ambos productos combinados ayudan a aliviar el dolor y a cicatrizar. El yogur natural posee probióticos, antioxidantes y vitaminas que, aplicados de forma tópica, le brindan interesantes beneficios a la salud de la piel. Por su parte la miel, es un gran protector e hidratante natural para la piel, que contiene una gran cantidad de minerales, vitaminas hidrosolubles pertenecientes al grupo B y ácido fólico. Cuanto más naturales sean tanto el yogur como la miel, más efectivos serán.

Uno de los mejores remedios, a juzgar por la coincidencia de publicaciones que lo señalan al respecto, consiste en aplicar aloe vera. Contribuye tanto a calmar el dolor como a regenerar la piel. El aloe vera se utiliza mucho para todo tipo de problemas y lesiones cutáneas. Así, si tienes una planta en casa, corta una hoja y aplícala sobre la zona quemada. El gel o pulpa de la planta generará un frescor instantáneo. Déjala actuar. Además, evita infecciones, cura de forma rápida y evita la aparición de ampollas. Como lo habitual no es tener la planta, ten la prevención de disponer de un bote de crema de aloe vera puro que venden en herbolarios y supermercados.

Otra alternativa natural es utilizar aceite de rosa mosqueta. Ayuda a reducir la aparición de cicatrices y mejora el aspecto de la piel.

Otro remedio, de último recurso y para quemaduras muy muy leves, por ser menos efectivo, es aplicar agua fría. La finalidad del agua fría es neutralizar el efecto del calor sobre la piel, evitando que el calor de la quemadura se propague por la piel contigua a la quemadura. Deja correr el agua para que salga bien fría y coloca el lugar donde se localiza la quemadura debajo del grifo durante unos diez minutos.

¡Esperamos que estos remedios naturales te sirvan de ayuda si alguna vez la sartén o el microondas se rebelan! No obstante, insistimos: ante la duda de si la quemadura reviste cierta gravedad, no lo dudes ni un momento, acude al médico y que la observe un profesional.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previo#DiaInternacionalYoga
Siguiente artículoEntrena tu memoria

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí