Diversos estudios aseguran que nuestra personalidad determina nuestros gustos musicales. La música es una parte fundamental de la vida y está altamente ligada a nuestra salud, estados de ánimo y personalidad.

¿Eres de las que con una balada se emociona? ¿O de las que cuando escucha ‘I will survive’ salta a la pista de baile? Nuestras preferencias musicales dicen mucho de nosotros. Y es que nuestra forma de pensar determina qué estilos musicales son los que nos gustan.

Así lo asegura un estudio elaborado por un grupo de psicólogos de la Universidad de Cambridge, que confirma que los gustos musicales vienen determinados por los rasgos de personalidad, conclusiones en la línea de estudios anteriores sobre este campo.

¡Comprobemos si esto cierto! A ver si te sientes identificada… Si eres una mujer empática, open-minded, versátil… el estudio apunta a que te decantas por estilos suaves, tipo blues, jazz o música clásica. ¡Y huirás del heavy o del punk! Ritmos estos que cuentan con el favor de personas más sistemáticas. Para las extrovertidas, ¡nada de melódico! Ritmos que permitan bailar, del estilo pop o funk.

En esta línea, otro estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Texas establece cuatro categorías. Los apasionados del jazz, el soul o el blues se caracterizan por su solidez emocional, por ser tolerantes y de mente abierta. Algo más conservadores y extrovertidos son los amantes del pop y del country. Les gusta la vida social intensa y el contacto con la gente, aunque son poco habladores. Las notas que definen a los fans del rock y del heavy son la rebeldía y la impulsividad, así como la seguridad en sí mismos y en sus capacidades. Por su parte, quienes se decantan por el funk, el hip-hop y la música electrónica son liberales, abiertos y un poco despistados.

Qué pasa en nuestra cabeza al escuchar nuestra canción favorita

El cerebro de un rebelde fan del heavy y el de un despistado amante del funk experimentan un patrón de actividad muy similar al escuchar sus estilos de música favoritos. La música genera numerosas reacciones en nuestro cerebro y es una parte importante en su desarrollo desde la infancia.

Así, al escuchar tu canción favorita, tu cerebro ‘se enciende’. Nuestro sistema nervioso establece fuertes conexiones eléctricas entre las áreas auditivas del cerebro y el hipocampo, parte del cerebro relacionada con la memoria y las emociones. Motivo que también explica la estrecha relación que se produce entre los recuerdos y las emociones. Y es que seguro que alguna vez, al escuchar una canción, te has retrotraído a algún momento del pasado.

Interesante, ¿verdad? Con todo ello, seas como seas, te guste el estilo que te guste… ¡Disfruta de la música!

 

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoLlegó el verano y… ¿qué hago con los niños?
Siguiente artículoCómo dotar a nuestros hijos de inteligencia emocional

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí