La lucha contra el sobrepeso infantil se basa en la práctica deportiva y en una alimentación sana y equilibrada. De un modo divertido y entretenido, los más pequeños comprenderán la importancia de tener unos hábitos saludables que les ayuden en el desarrollo hacia su futura etapa adulta.

Cuando se habla de deporte no hay que pensar en competiciones ni en una gran exigencia que cause estrés, sino en conseguir que el niño se lo pase bien a la vez que se mantiene activo. El objetivo es dejar de lado el sedentarismo y completar una dieta equilibrada con ejercicio físico.

Beneficios del deporte

Debe ser el pequeño quien decida el deporte que quiere practicar. Tiene que llamarle la atención y despertar su interés, de nada sirve que lo vea como una obligación porque no lograremos nuestra finalidad de que se divierta haciéndolo. En caso de que desee cambiar de actividad, no dudes en permitírselo porque lo fundamental es que se mueva.

Practicar deporte le aporta múltiples beneficios tales como:

  • A nivel físico, se fortalecen los músculos y los huesos a la vez que mejora la capacidad pulmonar y la postura. Asimismo, se reducen las grasas y el nivel de colesterol. Por si fuera poco, se controla el peso y el niño gana en flexibilidad y coordinación.
  • Aumenta su autoestima y seguridad y no tendrá miedo a sus actos o a equivocarse.
  • Aprende a aceptar sus limitaciones, pero jamás abandonará hasta conseguir el objetivo marcado.

sobrepeso infantil

Las actividades aeróbicas son las más apropiadas para luchar contra el sobrepeso infantil. Un equipo de fútbol o de balonmano hará que disfrute con sus amigos a la vez que mejora su forma física y habilidad motora.

De igual modo, hay ejercicios individuales con los que poder divertirse. La natación es el deporte perfecto e ideal, con él mejorará la resistencia y la coordinación. Y si le encanta el agua, ¿por qué no probar el waterpolo? Igualmente, otros como el ciclismo, el pádel o el tenis permiten aumentar su potencia y fortaleza muscular.

Existen actividades progresivas que también favorecen el desarrollo físico así como la coordinación de movimientos. Hablamos de las artes marciales tales como el kárate o judo.

Mantenerse en forma a través de los juegos

Jugar al aire libre es sinónimo de que el niño se mantenga activo y no vea el ejercicio como un aburrimiento. Ante todo, hay que evitar el sedentarismo y enseñarle a llevar un estilo de vida activo y saludable. Te proponemos algunos juegos muy divertidos aptos para toda la familia:

Burro

Imagina jugar al fútbol pero con cartones encima de las orejas que impidan mirar hacia los lados. Jugar de distinta manera a la habitual supondrá un gran reto para toda la familia.

Pisa el globo

Consiste en atarse un globo al tobillo a través de una cuerda. Después, hay que pisotear el de los demás y evitar que pisen el de uno mismo. El ganador será quien logre proteger el suyo hasta el final cuando los de los demás han sido explotados.

sobrepeso infantil

Carreras de tres patas

Es un juego por parejas que trata de atar una pierna de cada miembro con la de su compañero. Así, ya están preparados para correr hasta la meta de manera conjunta y coordinada.

Pilla-pilla

Hay multitud de variables de un juego que pasa de generación en generación. Uno hace de policía y tiene que pillar a los ladrones o bien es un gato que debe cazar a los ratones. Otra variante es que todos los jugadores formen una fila y uno quede libre, teniendo que coger al último de la fila. El primero de la cola hará de protector y su objetivo es impedirlo, a la vez que los participantes no paran de moverse pero sin soltarse.

Una carrera de sacos o con un huevo en una cuchara es perfecta para reírse en familia mientras se queman calorías. ¡Es momento de recordar la infancia a través de los juegos más típicos que llenaban las horas libres!

El aprendizaje de una vida saludable comienza desde niño, por eso es muy importante el ejemplo en casa porque no deben ver que sus progenitores pasan horas delante de la televisión, del móvil o del ordenador sin apenas moverse. Por último, cambiar pequeños hábitos como ir andando al colegio o subir las escaleras en vez de coger el ascensor ayuda a mejorar la salud del más pequeño.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoRemedios naturales contra la gripe
Siguiente artículoCinco radiadores eléctricos de bajo consumo que ayudan a ahorrar

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí