La llegada del verano suele venir acompañada de largos trayectos en coche para llegar al destino de nuestras esperadas vacaciones, y si vamos con niños, tener un viaje tranquilo puede parecer prácticamente una misión imposible. Se aburren, están incómodos, se marean, lloran y todo eso puede causarnos distracciones al volante y poner en peligro nuestra seguridad y la de nuestros hijos. Por ello, te damos una serie de consejos para que los viajes con niños sean lo más seguros y placenteros posible.

Lo más importante es su seguridad

Nuestra mayor preocupación cuando viajamos con nuestros hijos es que estén seguros y para ello debemos asegurarnos de que el sistema de sujeción del niño sea el adecuado. Las sillas infantiles son obligatorias para niños de estatura menor o igual a 135 centímetros, ya que reducen el riesgo de lesiones en caso de accidente. Por ello debemos comprobar que disponemos de una silla homologada y adaptada a la talla y peso del niño.

¿Dónde debemos colocar la silla? La Dirección General de Tráfico (DGT) afirma que el asiento más seguro para que viajen los niños es el asiento trasero central, ya que está más protegido de los impactos frontales y laterales. Colocar la silla en el asiento delantero se debe hacer de forma excepcional, si no disponemos de asientos traseros o están ocupados por otros niños. En el caso de que instalemos la silla en el asiento del acompañante, debemos asegurarnos de que el sistema de airbags delantero está desconectado y de que la silla está colocada en el sentido contrario a la marcha (es decir, que el niño esté de cara a los asientos traseros).

Recuerda que además de asegurar a los niños, nosotras también debemos ponernos el cinturón, no solo por nuestra propia seguridad, sino para dar ejemplo a nuestros hijos y que imiten nuestro comportamiento.

Planificar la hora de salida y las paradas con antelación

Cuando hacemos viajes con niños nuestro mayor deseo es que pasen el mayor tiempo posible durmiendo durante el trayecto, ya que si ellos están tranquilos tú también podrás relajarte. Lo ideal es que planifiques la hora de salida para que coincida con las horas en las que habitualmente los niños están durmiendo, ya sea salir temprano por la mañana o a la hora a la que duerman la siesta.

Además, es importante que dentro de la planificación del viaje estén previstas las paradas que vamos a realizar dentro de nuestra ruta. Al viajar con niños las paradas deberían ser más frecuentes que cuando lo hacemos sin ellos, pues los pequeños se cansan más rápido que los adultos. Se recomienda parar como mínimo cada dos horas de viaje para evitar la fatiga y que la conducción sea más segura. Para que puedas realizar las paradas tal y como las planificaste, lo mejor es que lleves algo de comida y bebida en el coche para que a tus hijos no les falte de nada y así evitar imprevistos.

Haz el viaje entretenido para evitar que el niño se aburra

Cuando hacemos un viaje con niños nos arriesgamos a que se tiren todo el trayecto preguntando “¿cuánto falta?”, lo cual puede llegar a convertirse en un suplicio. Para evitar que nuestros hijos se aburran en el coche, lo mejor es planificar algunos juegos que les distraigan y les mantengan entretenidos el mayor tiempo posible. Cantar canciones, jugar al ‘Veo, veo’, o proponer adivinanzas son algunos clásicos que pueden hacer que el viaje se pase más rápido para todos. 

Otra opción para que se mantenga entretenido es darle alguna consola o ponerle una película que le guste (siempre y cuando el niño no sea propenso a marearse). No es recomendable llevar juguetes ya que si quedan sueltos dentro del coche, en caso de una colisión, se convierten en un peligro, debido a que pueden impactar contra cualquiera de los ocupantes y provocar lesiones.

Llevar un copiloto te hará la vida más fácil durante el viaje

Un viaje con niños puede ser agotador y estresante si vamos solas con ellos en el coche. Mientras conducimos nuestra prioridad debe de ser la carretera, pero los niños requieren mucha atención y nos causan muchas distracciones al volante. Por ello, si llevamos un copiloto a nuestro lado que pueda encargarse de atender las necesidades de los pequeños podemos centrarnos completamente en conducir.

En el caso de no poder llevar un ayudante contigo lo mejor es que dejes al alcance de los niños todo aquello que puedan necesitar durante el viaje (agua, comida, pañuelos, algún juego, etc.) para que no tengas que estar pendiente de buscar cosas mientras conduces. Así tú puedes despreocuparte y prestar más atención a la carretera, para evitar riesgos y tener un viaje más seguro.

Por último… ármate de paciencia

Por mucho que planifiquemos nuestro viaje y preparemos todo lo necesario para evitar imprevistos, lo más normal es que tus hijos se aburran, se cansen, y te acaben dando un poco la lata. Por eso cuando hacemos viajes con niños, el ingrediente más importante para que todo marche bien, es tener paciencia.

A pesar de esto, sigues nuestras recomendaciones, lo más probable es que tengas un viaje seguro y placentero, que será el comienzo perfecto para tus deseadas vacaciones. ¡Buen viaje!

Sobre el autor de “Consejos para viajes con niños en coche”

Este artículo ha sido escrito por expertos en el cuidado y protección de la mujer y de lo que más importa a la mujer, entre ello, sus hijos. Tu Vida ON es un blog formado por un equipo de especialistas en seguros de vida para mujeres que se preocupan por tu bienestar y el de los tuyos.

Para garantizar este bienestar, esta protección, este equipo de profesionales ha diseñado Tu Vida, uno de los seguros de vida para mujeres con mejor orientación hacia la protección de la mujer y de lo que más importa a la mujer de hoy en día.

¿Quieres descubrir todo lo que ofrece? ¡Haz el test de Tu Vida! Escoge un capital asegurado, selecciona tu paquete de asistencia de vida diaria y descubre lo poco que costaría gozar de tranquilidad y protección para los tuyos.

Y es que además de un capital por fallecimiento o incapacidad, el seguro de vida para mujeres Tu Vida ofrece coberturas adicionales de asistencia para que a los tuyos no les falte la atención que se merecen en los momentos en los que tú no puedas proporcionárselos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here