La mejor herencia que podemos dejar a nuestros descendientes es un planeta limpio y sin grandes niveles de contaminación. Para conseguirlo es esencial reciclar en casa, un hábito tan sencillo que puede realizarlo toda la familia. Cuidar y respetar el medio ambiente es tarea de todos.

¿Qué es el reciclaje?

Se denomina reciclaje a una serie de tratamientos cuya finalidad es que tanto los residuos domésticos como los industriales vuelvan a formar parte del ciclo de producción de un nuevo producto o de los materiales que lo componen. Por ejemplo, se puede crear una nueva botella de vidrio a partir del cristal de otras botellas ya utilizadas.

El reciclaje forma parte del proceso denominado como “las tres R”  para conseguir un medio ambiente sostenible. Por ejemplo, es una actividad que podemos hacer en casa para elaborar adornos navideños. ¿Y qué significan?

  • Reducir: congrega todo lo vinculado con la reducción de los residuos.
  • Reutilizar: reagrupa las acciones que permiten dar a un producto utilizado un nuevo uso.
  • Reciclar: es un proceso por el que los residuos se tratan para que se puedan volver a utilizar.

Este último componente aporta grandes beneficios ambientales puesto que permite un ahorro de materias primas y reducción de gases de efecto invernadero y de energía. De igual modo, al crear puestos de trabajo y formar parte de un gran tejido industrial ayuda al desarrollo social y económico.

¿Cómo reciclar cada material?

Lo ideal es colocar en casa una papelera con 3 bolsas que se correspondan con los colores de los contenedores. Un gesto tan simple nos ayudará en la división de materiales:

  • El contenedor amarillo es el lugar para los briks, las latas y los envases de plástico. Bolsas de frutos secos, botellas de agua o los botes de champú tardan alrededor de 700 años en degradarse. ¡Es muy importante su correcto reciclaje!
  • El vidrio debe ir en el contenedor verde. Es un material que puede ser reciclado en su totalidad y una cantidad ilimitada de veces. Su reutilización se consigue gracias a un proceso de lavado de desechos o a través de su fundición.
  • Para reducir la sobreexplotación de los recursos naturales, debemos reciclar zapatos, cajas de cartón y papel en el contenedor azul. Otros residuos como electrodomésticos, bombillas, aceite usado o aparatos electrónicos se llevarán al punto limpio de la localidad. Especial cuidado con las baterías y las pilas ya que contienen componentes altamente contaminantes. Por ello, llévalos al punto limpio o deposítalos en los contendores de residuos peligrosos.
  • En las farmacias encontramos el punto SIGRE para reciclar los medicamentos caducados o que no necesitamos, las cajas de los mismos así como los envases vacíos o con restos del fármaco.

Falsos mitos del reciclaje

Si decides reciclar estarás ayudando al medio ambiente y reduciendo la contaminación causada por la producción de materia prima.

Son muchas las personas que no reciclan porque creen que no sirve para nada y que tanto en los camiones de recogida de basura como en las plantas de reciclaje se juntan todos los residuos. No es así, ya que son separados concienzudamente. Por ejemplo, en las plantas se separan y descartan los residuos con impurezas que no pueden ser reutilizados.

Con un pequeño gesto como reciclar en casa estaremos consiguiendo mejorar el lugar en el que vivimos y dejar a nuestros hijos un mundo mejor.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoQué es y cómo funciona el sexo tántrico
Siguiente artículoQué alimentos no pueden faltar en tu nevera este verano

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí