La ley reconoce diferencias en los derechos de los hijos adoptados según el tipo de adopción y el momento en que se produce la misma conforme a la legislación vigente en cada momento. No obstante, los Tribunales han eliminado estas diferencias apelando al principio constitucional de no discriminación. Si quieres tener claros los derechos sucesorios de tu hijo adoptado, ¡sigue leyendo!

Si tienes un hijo o hija adoptado, seguro que alguna vez te ha asaltado alguna duda acerca de sus derechos en caso de que a ti te ocurriese algo.

Conforme a la legislación vigente, el Código Civil reconoce “los mismos efectos a la filiación por naturaleza y adoptiva”, ello, en base al principio de igualdad que recoge la Constitución.

Así, en caso de que fallecieras y no hubiese testamento, los hijos, tanto biológicos como adoptivos, serían llamados en primer lugar, y si hubiese testamento, tendrían derecho a los dos tercios de legítima que les reconoce la ley.

En el caso de que fuera un hijo adoptivo el que falleciera y este careciera de descendientes, si no hubiese testamento, los padres serían los herederos. En caso de existir testamento, los padres tendrían también derecho a la legítima de un tercio o de la mitad, dependiendo de si el hijo fallecido estaba casado o no.

¿Y respecto a la familia biológica?

Según la legislación vigente, en el Código Civil se establece la extinción de los vínculos entre el hijo y su familia biológica en todos los casos salvo en dos excepciones:

> Cuando el hijo adoptado es hijo del cónyuge o pareja del adoptante.

> Cuando solo esté determinada biológicamente la filiación de uno de los progenitores, y tanto él como el adoptante y el adoptado consientan la subsistencia del vínculo.

Momentos que han marcado diferencias

Así, este sistema rige las adopciones constituidas en la actualidad, pero respecto a las adopciones constituidas antes de la entrada en vigor de la actual legislación, han existido diferencias.

Y es que desde la entrada en vigor del Código Civil hasta 1987, año en que entró en vigor la plena equiparación de efectos, la regulación jurídica de la adopción ha tenido los siguientes momentos clave:

> 1958.- Se establece la distinción entre adopción plena y adopción menos plena. En la primera, el hijo adoptado posee los mismos derechos sucesorios que el hijo natural reconocido, al mimso tiempo que conserva los derechos sucesorios respecto a su familia biológica, aunque estos respecto al hijo, no. En el caso de la adopción menos plena, al adoptado se le reconocen solo los derechos reconocidos en la escritura de adopción con un límite de dos tercios, manteniendo los derechos con la familia de origen y también esta respecto al hijo.

> 1970.– Una reforma establece la distinción entre adopción plena y adopción simple. Ahora, la adopción plena equipara los derechos de los adoptados con los de los hijos legítimos y desaparecen los derechos respecto a la familia de origen. En la adopción simple, al adoptado se le reconocen los mismos derechos que al hijo natural reconocido y no se excluyen los derechos respecto a su familia de origen.

> 1981.- En este año, la adopción plena se equiparó a la filiación por naturaleza, mientras que en el caso de la adopción simple, el adoptado adquiere derechos de sucesión de los adoptantes en ausencia de testamento, pero carecerá de derecho a la legítima y mantendrá el vínculo con los ascendientes por naturaleza.

> 1987.– En este año, una ley estableció, conforme a los principios constitucionales, la igualdad de efectos entre la filiación adoptiva y por naturaleza. Asimismo, dispuso la subsistencia de las adopciones constituidas con arreglo a la legislación anterior con los efectos que le reconociera la misma.

Con todo ello, conforme a lo establecido por esta ley de 1987, los hijos adoptados tendrían diferentes derechos según la forma y el momento en que se hubiese producido la adopción. No obstante, la jurisprudencia ha eliminado estas diferencias apelando al principio de no discriminación, de modo que en caso de fallecimientos ocurridos después de la entrada en vigor de la Constitución, los derechos sucesorios de los adoptados serían iguales que los de los hijos biológicos.

Esperamos que esta información te haya resultado de utilidad. Desde Tu Vida On entendemos que te preocupe el futuro de los tuyos. En este sentido, si el temor a que pueda ocurrirte algo te genera demasiada inquietud en relación a qué pasaría con las personas que dependen de ti, te recomendamos valorar la contratación de un seguro de vida. Una buena opción sería el seguro Tu Vida, un seguro que además de un capital por fallecimiento o incapacidad ofrece coberturas adicionales especialmente diseñadas pensando en la mujer. Te animamos a que le eches un vistazo.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previo#DíaMundialContraElCancer
Siguiente artículoDeporte de bajo impacto para ‘dar la espalda’ al dolor de espalda

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí