A veces las madres seguimos el ritmo escolar de nuestros hijos a partir de los deberes que nos llegan a casa. En nuestro día a día estamos tan enfrascadas en nuestro ritmo profesional, en llegar a tiempo a recogerlos del colegio o llevarlos a su tercera actividad extraescolar de la semana, que nuestra mente no es capaz de dedicarle tiempo a pensar en cómo es su desarrollo escolar. Lo podemos saber por las notas trimestrales o por las conversaciones con los profesores. Pero más importante aún es saber si el método educativo que se está siguiendo en el aula potenciará todo su desarrollo.

Hoy queremos hablarte de una tendencia educativa cada vez más generalizada. Si te pasaras por un aula a mitad de mañana no sería una sorpresa que en lugar de niños en pupitres mirando a una pizarra lo que veas sea una cacofonía de acción orquestada. Por supuesto, habrá niños en los pupitres que usan papel y lápiz, pero también habrá niños trabajando cooperativamente en portátiles y tabletas, utilizando la tecnología y los entornos digitales para involucrar a sus cerebros en una nueva forma de pensamiento y estimular el proceso de aprendizaje.

Hoy en día, los métodos tradicionales son reemplazados por experiencias inmersivas en proyectos que se producen justo en la palma de la mano del estudiante. El papel del maestro cambia: de instructor pasa a ser una especie de “moderador”. Se llama “aprendizaje basado en proyectos” o ABP.

El ABP es una metodología de adquisición de conocimiento y competencias mediante la elaboración de proyectos que dan respuesta a los problemas y/o retos de la vida real. Los estudiantes trabajan en un proyecto durante un período prolongado de tiempo, desde una semana hasta un semestre, que los compromete a resolver un problema del mundo real o responder a una pregunta compleja y además, deben ser capaces de argumentarlo y exponerlo. Como resultado, los estudiantes desarrollan un profundo conocimiento del contenido, así como el pensamiento crítico, la creatividad y las habilidades de comunicación en el contexto de hacer un proyecto auténtico y significativo. El aprendizaje basado en proyectos desata una energía contagiosa y creativa entre los estudiantes y los maestros.

Estas son algunas de las virtudes que los estudiantes obtienen en el sistema de aprendizaje basado en proyectos:

– Mentes y corazones comprometidos.

– Aprendizaje más profundo.

– Exposición a adultos

– Sentido del propósito.

– Habilidades de éxito.

– Relaciones gratificantes con profesores.

Desde Tu Vida On, esperamos que este contenido te haya resultado interesante y de utilidad a la hora de valorar si la educación que reciben tus hijos es la mejor. ¡Queremos mantenerte informada y ayudarte en la educación de tus hijos!  Recuerda que además ponemos a tu disposición Tu vida, el seguro de vida para mujeres y madres de familia que incluye coberturas y servicios que realmente necesitan las mujeres de hoy.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here