Hasta hace, quizá no tantos años, ser madre soltera suponía, según el motivo, desde un estigma a una tragedia. Sin embargo, hoy en día, son muchas las madres que toman la decisión de llevar las riendas de un hogar con hijos ellas solas.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2017, 1.529.900 mujeres estaban al frente de hogares monoparentales, frente a los 312.600 hogares monoparentales encabezados por hombres. Estas cifras revelan que, en el 83 por ciento de las familias monoparentales, la mujer está al frente.

Cierto que es que, en la mayoría de estos hogares, el papel del padre sigue estando presente, tanto a nivel afectivo y educativo como económico.

No obstante, también existen casos en los que el padre no hace ninguna aportación al núcleo familiar, o, lamentablemente, ha fallecido, por lo que todo el peso de la educación y del sustento económico de la familia recae sobre la madre.

Si ya es duro, hoy por hoy, sacar adelante un hogar en el que ‘entran’ dos sueldos, más difícil resulta hacerlo cuando esos ingresos se reducen a la mitad o menos. Además,  la realidad de la brecha salarial entre hombres y mujeres obstaculiza aún más las posibilidades de las mujeres de garantizar o tratar de mejorar el bienestar económico de sus familias.

Según datos de Naciones Unidas, a escala mundial, las mujeres ganan de media un 23 por ciento menos que los hombres desempeñando el mismo trabajo. En la Unión Europea, esta brecha es del 16,2 por ciento de media, mientras que en España es del 14,2 por ciento, según datos de la Comisión Europea. Si nos comparamos con otros países de la UE como Luxemburgo, Rumanía o Italia, en España la brecha salarial de género es tres veces superior.

Además, según la Comisión Europea, en la UE solo el 6,3% de los puestos en alta dirección  , son ocupados por mujeres.

Volviendo a acudir a datos del INE, el salario medio bruto anual de los hombres se sitúa en los 25.925 euros, mientras que el de las mujeres lo hace en 20.131 euros.

Las mujeres cuyos ingresos se sitúan en torno a esa cifra, tendrán más o menos dificultades para sacar adelante a su familia según diversos factores. La zona geográfica por ejemplo, constituye un elemento determinante, ya que el coste de vida difiere de unas regiones a otras.

En muchos casos, estas mujeres acuden a ayudas, tanto por parte de las Administraciones Públicas, como por parte de la familia. ¡Benditos abuelos! Y es que los abuelos, desempeñan un papel muy importante en este sentido, aunque no realicen una aportación económica propiamente dicha, sí contribuyen en muchos casos al ‘ahorro de costes’, por ejemplo, cuidando de los pequeños mientras la madre trabaja o haciéndose cargo de ellos en la hora de la comida.

A algunas mujeres, esta situación les genera cierta ansiedad, sobre todo al ponerse en el peor de los escenarios: “¿Y si falto algún día?”.

En este sentido, es importante establecer ciertas medidas que mitiguen el ‘efecto económico’ en la dura pérdida que supondría para nuestros hijos la pérdida de su madre. Un seguro de vida daría cobertura a esta situación. En caso de fallecimiento, nuestros beneficiarios, nuestros hijos, recibirían un capital que les ayudaría a seguir adelante con sus vidas en términos económicos. Asimismo, si por algún problema de salud no pudiéramos seguir trabajando dada cierta incapacidad, igualmente recibiríamos un capital que nos ayudaría a sacar adelante a nuestros pequeños.

Desde Tu Vida On recomendamos un seguro en esta línea: el seguro Tu Vida, un seguro diseñado especialmente para mujeres que se preocupan por el bienestar de los suyos y que, además de las coberturas por fallecimiento o incapacidad, incluye otras coberturas adicionales orientadas a servirte de soporte cuando lo necesites.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoBlue Monday o depresión
Siguiente artículoEl cáncer de ovario, el más mortífero de los cánceres del aparato reproductor femenino

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí