La inteligencia emocional es un factor clave para el correcto desarrollo social y emocional de las personas. En este post, te damos algunas claves para dotar a tus pequeños de esta ‘llave’ a la felicidad.

La salud no es solo disfrutar de buen estado físico, sino también mental y emocional. Para ello, la inteligencia emocional desempeña un papel clave. Nuestra salud mental y emocional se basa en conocernos a nosotros mismos, en tener la capacidad de identificar y gestionar nuestros pensamientos, emociones y comportamientos, y estas capacidades se adquieren gracias a la inteligencia emocional.

¿Y cómo dotar a nuestros hijos de inteligencia emocional? Para autores como John Gottman, psicólogo experto en la educación infantil y el desarrollo emocional, la empatía es la base de la inteligencia emocional. Según Gottman, entender a nuestros hijos, conectar con ellos, constituye los cimientos de una ‘crianza efectiva’, ya que influye en el desarrollo de la salud emocional de los niños. Y es que mirar la vida desde los ojos de nuestros pequeños contribuye a la salud emocional de los niños, así como a que ellos sean capaces también de empatizar.

Así, entenderlos es el primer paso. El segundo, tratar de que reconozcan las emociones que sienten (miedo, alegría, frustración, enfado…) para, a continuación, ayudarles a canalizar esas emociones, procurando disminuir la intensidad de las mismas. De este modo, cuando el niño siente que sus emociones son comprendidas y aceptadas, los sentimientos pierden esa intensidad. Si esos sentimientos no se comunican o no se gestionan, si se reprimen, pueden llevar a ‘explosiones’ repentinas de rabia, miedo, etc. e, incluso, a la enfermedad.

Para ello, según expertos de la Universidad Internacional de Valencia, debemos prestar atención a la educación emocional, orientada al desarrollo de las competencias emocionales que contribuyan a que el niño afronte mejor los retos de la vida y, así, disfrute de un mayor bienestar personal y social.

De la mano de la educación emocional, el niño:

  • Adquirirá mayor conocimiento de sus propias emociones e identificará mejor las de los demás.
  • Desarrollará la habilidad para regular sus emociones.
  • Prevendrá los efectos nocivos de las emociones negativas y desarrollará la habilidad para generar emociones y sinergias positivas.
  • Desarrollará la habilidad de la automotivación.
  • Adoptará una actitud positiva ante la vida.
  • Aprenderá a gestionar los conflictos de forma positiva.
  • Desarrollará habilidades de autocontrol y manejo de las emociones negativas.
  • Desarrollará recursos para afrontar con éxito los problemas.

Actividades para desarrollar la empatía en niños a partir de 3 años:

La psicóloga clínica sanitaria Celia Rodríguez Ruiz, Especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil, recomienda una serie de actividades que podemos practicar con nuestros pequeños para desarrollar su empatía:

¿Qué le pasa a esta persona?

A través de dibujos e imágenes de caras representando las emociones básicas, pedimos a los niños y niñas que identifiquen las diferentes emociones de cada una de las caras. Una vez identificada la emoción, intentaremos explicar cómo se sienten, por qué se pueden sentir así y cómo debemos de actuar ante esta situación.

Me pongo en tu lugar

A través de una serie de cartas representando a los personajes cotidianos de la vida del pequeño (madre, padre, hermano, profesor, amigo…) intentamos representar su comportamiento y analizar las razones de comportarse así

Cómo te sentirías tu si…

Planteamos situaciones ficticias y animamos a los participantes a ponerse en el lugar de la persona que vive la situación planteada. En este caso, seremos exploradores de las emociones y buscaremos identificar comportamientos y las razones que llevan a los mismos. La actividad final de esta dinámica consistiría en plantear la pregunta, ¿cómo te sentirías tú en esta situación? Buscando la capacidad de ponerse en la piel de otras personas y sus circunstancias

Seamos inteligentes y avancemos en la educación de nuestros hijos de la mano de la inteligencia emocional. Ayudar a nuestros hijos a reconocer y entender sus emociones les ayudará a desarrollarse social, emocional e intelectualmente.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoDime qué música te gusta y te diré quién eres
Siguiente artículoIdiomas y música, claves para un cerebro eficiente

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí