¿Sabes que un niño se ríe de media unas 300 veces al día? ¿Por qué no imitarles y reír a carcajadas para decir adiós a las preocupaciones? La risoterapia para niños aporta beneficios tanto para los padres como para los hijos. Y te ayuda a valorar los pequeños detalles de la vida, ¿te animas?

¿Cuáles son los beneficios de la risoterapia?

Como padres, qué nuestros hijos crezcan sanos emocionalmente es una de las muchas preocupaciones que nos rondan. Herramientas como la risoterapia nos ayudan a que nuestros hijos crezcan felices y, puedan usar este método para cuando el agobio y el estrés se presenten en sus vidas y no sepan como liberarse de las preocupaciones. Los niños en las diferentes etapas de crecimiento, lidian con varios niveles de presión en múltiples entornos, como son el colegio, su grupo de amigos, exámenes, presentaciones, etc.

Está demostrado que la risa es una eficaz herramienta, que ayuda tanto a los niños como a los adultos, a hacer que cada experiencia de su vida se convierta en algo motivador y positivo. ¡El lado bueno de las cosas!

Con la risa, como padres, podemos enseñarles que todo se puede superar, que los miedos, situaciones traumáticas y los disgustos, pueden ser afrontados por la mente de una manera completamente diferente, haciendo hincapié en el positivismo. Se convierte en una manera estupenda de proteger a nuestros seres queridos y asegurar que siempre haya risas en su futuro.

Los efectos positivos de la risoterapia en los niños son:

  • Les ayuda a desarrollar el sentido del humor, lo que hace que crezcan psicológicamente saludables.
  • Es una buena técnica de educación, ya que con la risa se puede dar la vuelta a un momento de berrinche y convertirlo en algo positivo.
  • Les convierte en personas con una empatía más desarrollada.
  • Son personas más seguras socialmente, porque consiguen que el grupo les acepte por ser personas simpáticas y risueñas. Se evita el aislamiento social por lo que ¡fuera timidez!
  • La memorización de bromas y el compartirlas con otros, hace que su memoria mejore y, por lo tanto, se fomenta su inteligencia. ¿Cuántos chistes son capaces de memorizar?
  • Aprenden a superar y sobreponerse a situaciones difíciles. Consiguen mirarlos desde otro punto de vista.
  • La risa es una de las mejores medicinas, ya que actúa sobre la mente y el cuerpo, ayudando a ejercitar los músculos involucrados y fortaleciendo el sistema inmunológico de los niños.
  • Los niños sienten el cariño, la paz y el relax después de cada sesión.
  • Refuerza los vínculos emocionales y mejora la comunicación entre los padres y sus hijos enormemente.
  • Hace que sean más activos y proactivos.

Además, las sesiones en familia otorgan numerosos beneficios para los adultos. Centrándose en desbloquear, a través de la risa, los sentimientos negativos y mejorando el equilibrio entre lo emocional y lo físico. Permite olvidarse de las preocupaciones del día a día, gracias a sencillos juegos, actividades de baile o de respiración. ¡Y es que la risa es sinónimo de buena salud!

Y a pesar de que en la mayoría de las ocasiones, los problemas de salud, escapan de nuestro control y es inevitable padecerlos, tener la mente y el cuerpo en un estado de equilibrio e intentar ser previsores, ayuda a pasar el “bache” con otro ánimo.

En los adultos, la risoterapia también tiene una serie de efectos positivos, tales como:

  • La mejora de la calidad del sueño.
  • Liberación de endorfinas y un poder rejuvenecedor.
  • Mejora de la digestión y de la eliminación de sustancias tóxicas y ácidos grasos, gracias al movimiento del diafragma.
  • Se libera estrés de las zonas donde más se acumulan: cervicales y la columna.
  • La circulación de la sangre mejora.
  • Ayuda a exteriorizar los sentimientos y las emociones, lo que hace que seamos personas más receptivas y sociables.
  • Se despejan el oído y la nariz.
  • Aumenta la oxigenación de la piel, gracias al aumento de aire en los pulmones cuando nos reímos.

Risoterapia en casa: juegos y ejercicios

Es posible realizar ejercicios de risoterapia en casa, ya que solamente se necesita un lugar con suficiente espacio para todos los participantes. Antes de empezar, hay que acomodar la estancia y desplazar todos los muebles u objetos que pueden causar molestias o tropiezos durante los juegos. Desde Tu vida ON queremos destacar los siguientes:

Río y me pongo serio

Para empezar, un adulto pone unas reglas muy sencillas que todo el mundo debe seguir, por ejemplo: si levanta la mano izquierda todos ríen a carcajadas, pero si se toca la cabeza, hay que mostrar seriedad y está prohibido reír. ¿Serán capaces los más pequeños de pasar de un estado a otro en cuestión de segundos?

Risa contagiosa

La pauta es muy sencilla. Cuando se produce cualquier contacto físico hay que reír pero siguiendo una serie de pautas, como por ejemplo fijar qué zonas del cuerpo tienen que ser tocadas, así como el tipo de carcajada que hay que realizar y el ritmo de la misma.

Haz lo que digo pero no lo que hago

Se inicia el juego eligiendo a una persona para que lo dirija. Una vez hecho esto, se coloca en una ubicación en la que sea visible para todos y comienza a dar órdenes mientras hace lo contrario. Por ejemplo: dice “me toco la cabeza” mientras lleva su mano a su hombro. El resto de concursantes deben hacer lo que dice y no lo que hace. Asimismo, una variación del juego es que los participantes deben llevar a cabo lo que hace el encargado del juego y no lo que dice.

Os animamos a que probéis estos juegos de risoterapia en familia, seguro que pasáis momentos inolvidables. Los más pequeños aprenderán que los pilares más importantes de una familia son la felicidad y el bienestar de cada uno de sus miembros. ¡Aprendamos a reír!

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoPlanes originales para hacer en el Día del Padre
Siguiente artículoLos 5 accidentes más comunes en el hogar

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí