Seguro que en más de una ocasión ‘te has subido por las paredes’ al ver que tu hijo, literalmente, andaba encaramado a una estantería, a pesar de tenerlo prohibido expresamente. Y es que la expresión de “es que no para quieto”, suele ser habitual en la mayoría de los hogares con niños.

Pero ese ‘no parar’ y ese ‘no hacer caso’, en algunas ocasiones es una constante dada porque el niño padece cierto grado de hiperactividad.

Ese es el caso de Mario, de seis años, el pequeño de Celia. Celia es asidua lectora de nuestro blog, “sobre todo, de los contenidos relativos a la educación de nuestros hijos”, asegura. Y haber hablado con ella nos lleva hoy a hablar sobre la educación y la responsabilidad en niños como Mario. Para ello, acudimos a las conclusiones de la Fundación Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (CADAH) acerca de estas cuestiones.

Para CADAH, la educación y la responsabilidad de un niño con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) engloba gran diversidad de aspectos sobre los que hay que incidir como padres, ya que puede resultar difícil manejar su comportamiento en diferentes situaciones.

La responsabilidad en el hogar es un aspecto muy importante, en el que hay que saber cómo enseñar a los niños hiperactivos. Una cosa está clara, y es que nadie nace con todo aprendido. Los niños, con el paso de los años, adquieren capacidades para saber que lo que hacen, piensan o deciden tiene consecuencias, las cuales conllevan una responsabilidad que aprenden a través de la imitación del adulto y por la aprobación social.

Así, desde la fundación apuntan que cuando un niño asume responsabilidades, su crecimiento individual y su relación con otros niños se ven reforzados. Además, sentirá satisfacción al recibir la aprobación social, mejorando de esta forma su autoestima.

Sin embargo, enseñar las responsabilidades del hogar no es una tarea sencilla y es esencial que el niño se sienta motivado por parte de la familia para que coopere en casa. La mejor manera para conseguirlo es a través de un desarrollo sistematizado. A continuación, te damos una serie de consejos para que puedas lograrlo:

  • Motivación: la motivación en el niño es una de las mejores fórmulas para que este alcance el grado de responsabilidad e independencia adecuado a su edad, teniendo en cuenta sus necesidades y limitaciones.
  • Estimulación: es importante estimular los intereses del niño para que sienta pasión y se involucre directamente con ellos de manera voluntaria. Si se muestra cooperativo con determinadas tareas del hogar, siempre y cuando las pueda realizar, permítele que las desempeñe para fomentar su cooperación.
  • Reforzar: no limitar al niño en su participación en las actividades del hogar, felicitando sus logros y aconsejándole sobre cómo lo puede hacer mejor. Esto permitirá una continuidad en su desempeño sobre las responsabilidades del hogar y un mejor desenvolvimiento en sus actividades diarias.
  • Cooperación: además de estimularles en sus intereses, es fundamental permitirle que forme parte de la organización de las actividades que se vayan a realizar en el hogar, ya que fomenta su capacidad de liderazgo y de formar parte de grupos de trabajo. A la par, se le estaría ayudando a desarrollar sus habilidades sociales y de comunicación.

Por último, la fundación señala que “hay que tener en cuenta que, para enseñar la responsabilidad de los niños hiperactivos en el hogar, el horario es un aspecto importante, ya que el niño entiende que hay una secuencia lógica y aprende a anticipar qué actividad viene después y a prepararse para llevarla a cabo”, porque cuando las rutinas se vuelven algo habitual en sus vidas, le surgirán menos dificultades.

Desde Tu Vida On entendemos la cierta preocupación de Celia en cuanto a la educación de Mario. Si inculcar el valor de la responsabilidad en un niño ya es tarea ciertamente complicada, más complicada resulta en niños con necesidades como la de su pequeño. ¡Y cierto nivel de ‘ansiedad’ se acrecienta si la personalidad de la madre tiende a alto grado de responsabilidad!

Esta responsabilidad suele llevar a muchas madres como Celia a procurar en todos los planos la correcta educación a sus hijos. Incluso, en todos los supuestos, hasta previendo posibles contextos en los que ella no pueda proporcionársela. Así, muchas optan por contratar seguros de vida para mujeres que garantizan un soporte económico que proporcione a sus hijos el bienestar y la educación que necesitan. Tu Vida es uno de estos seguros de vida para mujeres que, además de las habituales coberturas por fallecimiento e incapacidad, ofrece otras coberturas de asistencia adicionales dirigidas también a cuidar de los tuyos en casos en los que no te sea posible hacerte cargo de quienes más quieres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here