Las vacaciones escolares ya están aquí para quedarse hasta septiembre. Días largos en los que los pequeños tienen todo el tiempo del mundo, pero tú, no. Para evitar quebraderos de cabeza acerca del cuidado de tus hijos, repasamos algunas opciones para que disfruten los niños en verano y tú estés tranquila.

El verano, esa época ansiada por los más pequeños, pero que también provoca alguna que otra ‘ansiedad’ a los padres, porque suele surgir la pregunta de… ¿qué hago con los niños?

Y es que si ya durante el año, en muchas ocasiones, tenemos que tirar de actividades extraescolares porque no llegamos a recogerles al cole, el tiempo libre de los pequeños en verano puede provocarnos más de un quebradero de cabeza.

Los días son largos, sí, pero ante esta situación, ¡seguro que te parecen hasta más largos! ¿En qué ocupar a los pequeños durante las horas en que trabajas? A continuación, te planteamos algunas alternativas:

Buena época para estar con los abuelos

Si los peques aún pueden disfrutar de sus abuelos, esta es la opción que seguro que encanta a los mayores y a los pequeños. Qué mejor que disfrutar de la gran ciudad en verano que yendo al parque, a la piscina, o a algún museo en la compañía de los abuelos. Otra opción que seguro encanta, tanto a los abuelos, como, sobre todo, a los más pequeños, es irse unos días al pueblo. Así, si los orígenes familiares son fuera de la gran ciudad, ¡a disfrutar del aire puro!

Colonias urbanas y campamentos 

Muchas ciudades ponen a disposición de los escolares diferentes actividades deportivas, educativas y lúdicas para que los pequeños pasen buenos ratos junto con otros niños durante el verano. Jornadas de piscina, de fútbol, de campo… Son un montón las actividades que nuestros pequeños pueden realizar en compañía de sus viejos amigos y de los nuevos amigos que hagan. Otra opción para los ‘niños’ valientes a los que no les da miedo dormir fuera de casa es irse de campamento, con actividades muy similares a las de las colonias, pero disfrutando al mismo tiempo de la naturaleza.

Estancias en el extranjero 

Si queremos que nuestros pequeños dominen idiomas, una buena alternativa es enviarles al extranjero durante varias semanas en verano. La inmersión en un nuevo país, con distintas costumbres y cultura, además, les reportará amplitud de miras. Son muchos los colegios, academias y agencias que organizan este tipo de estancias. También puedes optar por una host-family, familias que ‘acogen’ estudiantes a cambio de un importe en concepto de alquiler.

Crea un ‘banco del tiempo’ con padres y madres

Una buena opción podría ser organizarte con otros padres y madres que se encuentran en la misma situación. Ya sean los padres de los amigos del peque; las madres de otros niños del cole; o bien, vecinos con niños como el tuyo… Organizaos conforme a vuestros horarios laborales y que cada día uno de vosotros se encargue del cuidado de los pequeños. Si tú trabajas por la mañana, pero la madre de Marcos lo hace por la tarde, seguro que a tu hijo le encanta pasar la mañana con su amigo Marcos.

Y si tienes las tardes libres, también hay diferentes opciones para ocupar el tiempo de forma divertida con los más pequeños:

Tardes en el centro comercial

Muchos centros comerciales, además de un ‘refugio’ frente a las altas temperaturas, proponen diversas actividades para que los niños disfruten junto a sus padres o con otros niños. Alguno, ¡hasta nieve en verano! Ludotecas, talleres de manualidades, exposiciones temáticas, títeres, teatrillos, magia…  Establecen un entorno mágico para los más pequeños que, seguro, estarán deseando ‘ir de compras’.

¡Tira de App!

Si la cabeza te echa humo por no encontrar plan interesante, recurre al mundo App. Son muchas las aplicaciones gratuitas que ofrecen información sobre planes que seguro que vuelven locos a los más pequeños. Superpeques, por ejemplo, busca diferentes opciones de plan cerca de casa. Además, permite establecer varios filtros: edad del niño, precio, fecha, tipo de actividad, etc. Puedes seleccionar los que más te interesan y guardarlos en ‘favoritos’, así como pagar desde la propia aplicación. Otras apps en esta línea son PequeAgenda, KU-planes con niños o TopePlan que ofrecen diferentes planes para disfrutar con los pequeños o que se diviertan con seguridad cuando no puedas disfrutar de ellos. Todas ellas disponibles en Play Store.

Piscinas públicas

A falta de playa, siempre hay una buena piscina. La mayoría de los lugares cuentan con una red de piscinas municipales abiertas al público durante los meses de verano. Aprovecha el sol y el buen tiempo para ir a la piscina con tu familia y disfrutar de las múltiples actividades complementarias que ofrecen como natación, actividades acuáticas u otras instalaciones deportivas. La entrada a las instalaciones suele tener una tarifa económica, reducida para los más pequeños, que puede reducirse aún más si se opta por pases de temporada o bonos para un número de visitas.

Y cómo no, no nos olvidemos de otros planes como son los parques, naturaleza, parques temáticos… están a nuestra disposición para pasar tardes inolvidables disfrutando del sol y el buen tiempo del verano. Y, por último, pero no menos importante, ¡no olvides proteger al peque con protección solar! Durante el verano la luz solar es más intensa y proteger la piel tanto de adultos como de pequeños es importante para poder disfrutar de la diversión con precaución.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoEntrena tu memoria
Siguiente artículoDime qué música te gusta y te diré quién eres

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí