Los días de verano son sinónimo de vacaciones y de más tiempo en familia, pero la humedad y las altas temperaturas pueden jugarnos una mala pasada en forma de golpe de calor. En la época más calurosa del año debemos prestar especial atención a las personas más vulnerables de sufrir uno: los ancianos y los niños.

Para proteger a nuestro hijo debemos anticiparnos y reconocer los síntomas. Por ello, queremos explicarte cuáles son y cómo actuar si nos encontramos ante uno.

¿Qué es?

Se origina cuando la temperatura corporal sobrepasa los 40 grados por culpa del calor, por un gran tiempo de exposición al sol o por llevar a cabo un esfuerzo físico intenso en lugares calurosos, con poca ventilación o con mucha humedad. Es entonces cuando hay una pérdida de líquidos a través del sudor y el organismo no puede regular la temperatura corporal y ésta aumenta hasta producirse un golpe de calor.

Síntomas del golpe de calor

Son muchas las señales que nos advierten que nuestro hijo puede padecer uno si no actuamos a tiempo. Además, no solamente hay que prestar atención en los días soleados, sino también cuando el cielo está nublado o el clima es de bochorno.

Los síntomas más comunes son:

  • Calambres musculares.
  • Sequedad e irritabilidad en la piel.
  • Cansancio.
  • Dolor de cabeza.
  • Deshidratación.
  • Desmayos o pérdidas de consciencia.
  • Náuseas y vómitos.
  • Irritabilidad.

¿Qué hago si mi hijo padece un golpe de calor?

Aunque resulte complicado, lo primero que debemos hacer es mantener la calma para así poder actuar con rapidez. Los nervios solamente sirven para retrasar la ayuda a nuestro hijo. El objetivo debe ser reducir su temperatura interna en el menor tiempo posible llevándole a un lugar ventilado y fresco. En el supuesto de que suceda en la calle, busca una sombra o entra con él en algún lugar acondicionado.

El siguiente paso será quitarle la ropa, bañarle en agua fría (o bien pasarle toallas o cualquier trapo mojado haciendo hincapié en nuca, frente y muñecas) y abanicarle. Para superar un golpe de calor, también debe beber agua, pero cuidado que no esté helada: el contraste de temperatura puede resultar contraproducente.

Si notamos a nuestro niño nervioso, hay que hablarle para que no se altere y esté tranquilo. Asimismo, es aconsejable acudir al médico a pesar de haber controlado la situación. Y si no mejora, se acudirá rápidamente al centro de urgencias más cercano.

¿Se pueden prevenir?

Sí, se puede. Para evitar un golpe de calor debemos prestar atención a lo siguiente:

  • Es preferible no salir en las horas centrales del día, cuando el termómetro marca las temperaturas más altas. De igual modo, siempre hay que ir por la sombra y buscando los lugares más frescos.
  • Si nos vamos de vacaciones, es aconsejable aclimatar a nuestro hijo al ambiente de manera progresiva.
  • El niño tiene que reponer líquidos constantemente aunque no tenga sed. Si tenemos un bebé, la lactancia no tendrá horarios y se le dará leche siempre que lo pida.
  • La hidratación no será solamente por dentro, sino que deben refrescarse continuamente gracias a toallas o paños. Otra opción más divertida es mojarse jugando con pistolas de agua o con globos.
  • La ropa en verano tiene que cumplir con varios requisitos: transpirabilidad, ligereza, que sea holgada y de colores claros. Además, podemos usar complementos como gorra o gafas de sol para perfeccionar su look de verano a la vez que cuidamos su salud.
  • El protector solar es imprescindible para prevenir quemaduras.
  • Tenemos que evitar dejar a nuestros hijos demasiado tiempo dentro de un coche o en zonas acristaladas. Algo que es tan normal puede causar un aumento de su temperatura corporal.

Anticiparse a un golpe de calor supone evitar un gran susto que puede terminar en tragedia. La protección de nuestros pequeños siempre será lo más importante en nuestro día a día y ellos merecen toda nuestra atención. Debemos observar a nuestro hijo para asegurar su salud.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoAnticípate a la vuelta al cole
Siguiente artículoPrincipios básicos del feng shui

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí