Conseguir que el pequeño de la casa coma verduras puede volverse un suplicio. ¿Has escuchado hablar de la regla de las 10 veces? Según dicha norma, se debe probar hasta 10 veces un alimento para apreciar su sabor. Por ello, no hay que dejar de intentarlo si tras el primer bocado no quiere más. Hay que ir poco a poco y así se logrará que vean las verduras como un alimento nutritivo y rico. Para conseguirlo, te proponemos 4 recetas saludables para niños.

Recetas sanas de verduras para niños

1. Crema de verduras y yogur

Los ingredientes que necesitamos son los siguientes:

  • 250 gramos de guisantes
  • 100 gramos de calabaza
  • Un litro de caldo de pollo
  • Dos patatas
  • Dos zanahorias
  • Un nabo grande
  • Un puerro
  • Yogur natural
  • Aceite de oliva
  • Sal

Lo primero que tienes que hacer es pelar, trocear las verduras y ponerlas en un cazo. Por otro lado, se calienta el caldo para después echarlo en el recipiente. Añade una cucharada de aceite y sal.

Es el momento de dejar cocer hasta el punto de que las verduras estén tiernas. Cuando lleguen a ese punto, se retira el cazo del fuego y se pasan las verduras por la batidora. Finalmente, se agrega el yogur y se bate todo hasta conseguir una crema homogénea.

2. Pasta con verduras variadas

Fácil de hacer y perfecta para comer en familia. Primero tienes que tener cerca lo siguiente:

  • Pasta
  • Tomates
  • Albahaca
  • Calabacines
  • Berenjenas
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cuece la pasta como normalmente lo haces, con una cucharada de aceite y un poco de sal. Mientras que se hace, aprovecha el tiempo para preparar en una sartén el sofrito de tomates, calabacines y berenjenas.

Cuela la pasta cuando se encuentre al dente y déjala en un cuenco hondo para así poder añadir el sofrito. ¡Ya lo tienes! Si deseas dar un toque más especial puedes echar un poco de albahaca fresca y aceitunas deshuesadas.

3. Calzone de espinacas, jamón y queso

Es una variedad de pizza que te puede ayudar a que tu hijo coma verduras. Para conseguir este plato necesitas:

  • Masa de pizza fresca
  • 300 gramos de espinacas
  • 150 gramos de jamón york en taquitos
  • 150 gramos de queso azul
  • 1 taza de leche
  • Sal
  • Harina
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
  • Queso parmesano

Rellena una olla con agua y un poco de sal. Cuando comience a hervir se añaden las espinacas y se deja cocer un máximo de 10 minutos. Ahora, apártalas del fuego para terminar escurriéndolas.

Coge una sartén y agrega muy poco aceite, lo justo para saltear las espinacas. Echa harina y mezcla todo, y cuando pasen unos minutos, incorpora el queso y la leche y vuelve a mezclarlo. Para finalizar el relleno, termina sumando los taquitos de jamón y el toque justo de pimienta y sal.

Ahora, incorpora el relleno sobre la mitad de una de las masas de la pizza y, mojándonos las manos con agua, cubre todo con la otra mitad y cierra los bordes uniéndolos como si fueran un cordón. Echa un poco de aceite sobre la superficie y espolvorea todo con queso parmesano rallado.

En un horno precalentado a 180 grados, hornea para conseguir una calzone de espinacas, jamón y queso perfecta.

4. Pechuga de pavo rellena con verdura

Incluir en la dieta un alimento tan sano y rico como el pavo junto con verduras repercutirá positivamente en la salud de toda la familia. Para prepararlo se necesita:

  • 4 pechugas de pavo
  • 100 gramos de queso de untar light
  • 1 calabacín
  • 1 zanahoria
  • Media cebolla
  • Pimienta blanca
  • Sal
  • Aceite de oliva

Para su preparación, hay que abrir las pechugas cortándolas por la mitad pero cuidado, no deben quedar completamente abiertas. Ahora, toca salpimentar y las dejamos apartadas.

¡Es momento de las verduras! Lávalas y trocéalas en pequeños taquitos. Si se desea, pica muy fina la cebolla y añade pimiento verde. Pasamos a calentar una sartén a fuego medio y con muy poco aceite. Cuando esté caliente, agrega las verduras y fríelas durante un máximo de 10 minutos (fíjate que se ablanden). Añade queso de untar y remueve todo hasta conseguir una pasta perfecta.

Enciende el horno y déjalo precalentar a 190 grados. Extiende las verduras sobre las pechugas y ciérralas (puedes unir los extremos con unos palillos o con cordel). Por último, envuélvelas en papel de aluminio y deja que se horneen durante unas 2 horas. Cuando haya transcurrido la mitad del tiempo, dales la vuelta. Una vez hechas, retira el papel, córtalas en rodajas y perfectas para servir.

Conseguir que los peques tengan una dieta rica, variada y sana depende de nosotros, sus padres. La paciencia y los platos originales harán que el niño vea que la verdura es necesaria y tiene un gran sabor.

 

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previo8 ideas para sacar partido de los espacios reducidos de tu hogar
Siguiente artículoOrganiza la mejor fiesta infantil de cumpleaños, con estos consejos

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí