Hacer conscientes a los niños de los peligros que entraña Internet, así como establecer medidas de control sobre el manejo que los pequeños hacen de la red, son aspectos esenciales para tratar de proteger a nuestros pequeños en la era digital.

Seguro que Internet está presente en tu vida. Y aunque seas una mujer de tu tiempo, al día con temas tecnológicos, también es casi seguro que, en más de una ocasión, tu pequeño de ocho años te ha dado una lección con el manejo de alguna app.

Orgullosa de que tu pequeño sea un auténtico nativo digital, ¿verdad? Pero seguro que también preocupada por lo que pueda hacer tu hijo en la red.

Cada día estamos más convencidos de que Internet domina nuestro presente y dominará nuestro futuro. Muchos son los pros, pero también son muchos los contras. En este sentido, cada vez somos más conscientes de los peligros que puede entrañar esta puerta de acceso a tanta información si no hacemos un uso prudente y responsable. Eso, en el caso de adultos. Y seguro que nuestra preocupación aumenta al pensar en el manejo de la red por parte de nuestros pequeños.

Para garantizar la seguridad de nuestros hijos al navegar por Internet o al utilizar las redes sociales es importante que les eduquemos en su manejo y les informemos de los riesgos con los que pueden encontrarse, tales como:

1. El grooming, práctica por la que un adulto se gana la confianza de un niño a través de internet con un propósito sexual

2. Cyberbullying o acoso entre menores en internet, por el que se muestran en la red agresiones físicas o verbales. Su extensa propagación aumenta el daño psicológico del niño o joven que es víctima de este tipo de acoso.

3. El sexting, consistente en el intercambio de fotos o vídeos de tono erótico entre los propios jóvenes con los que, en ocasiones, pueden llegar a extorsionarse, con el consecuente daño psicológico que ello conlleva.

Asimismo, es recomendable que los adultos intentemos controlar a qué contenidos acceden nuestros pequeños, para evitar, en la medida de lo posible, que accedan a contenidos que no sean aptos para ellos.

Algunos consejos en esta línea son:

1. Instalar filtros de control parental en los dispositivos para controlar por qué páginas puede navegar nuestro hijo.

2. Consultar el historial de navegación para controlar qué sitios web ha visitado.

3. Enseñarles a no publicar datos personales ni imágenes que no procedan, a no fiarse de desconocidos a través de la red y a dar la voz de alarma si sienten que alguien les acosa a través de internet.

4. Evitar que participe en chats o conversaciones con desconocidos, incluso si los interlocutores se identifican como niños.

5. Enseñarles a desconfiar de enlaces o archivos que inviten a ser descargados, de aplicaciones sospechosas o de publicidad que prometa regalos.

A medida que crecen, parece que estos controles resultan cada vez más complicados de llevar a cabo. Los pequeños aumentan sus conocimientos sobre el manejo de los dispositivos e, incluso, aprenden a evitar los controles parentales.

Además, comienzan a tener acceso a dispositivos fuera de casa, ajenos a ninguna medida de control que podamos ejecutar. Colegios, bibliotecas, móviles de amigos… En este sentido, cobra cada vez más importancia la educación que les brindemos respecto al manejo de internet y de las redes sociales.

Como dice el refrán, “no podemos poner puertas al campo”, por lo que a partir de ciertas edades lo esencial es concienciar a nuestros adolescentes de lo importante que es llevar conductas seguras en internet. No podemos aislarles de un mundo cada vez más dominado por la tecnología, ni de una sociedad que, cada vez más, basa su funcionamiento en internet en todos los planos.

Sabemos que la seguridad de tus hijos es lo más importante para ti. Educarles para que lleven conductas orientadas a la seguridad en todos los ámbitos es tan importante como proporcionarles también ámbitos seguros.

En este sentido, el seguro Tu Vida, además de suponer un soporte económico en caso de que te ocurriera algo que te impidiera cuidar de los tuyos, ofrece servicios de asistencia adicionales para crear esos escenarios de seguridad en caso de que alguna eventualidad, como por ejemplo un accidente, te impidiera darles el cuidado que se merecen. Si quieres más información no dudes en contactar con nosotros.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoEspaña será el país con mayor Esperanza de Vida en 2040
Siguiente artículoConsejos sobre cómo ser madre y sacar tiempo para ti misma

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí