Las nuevas tecnologías permiten una mayor conectividad, pero lo que parece extraordinario por la rapidez de poner en contacto a dos o más personas puede convertirse en una tortura. El mal uso de las redes es fuente de problemas y uno de ellos es el que te contamos a continuación.

¿Qué es el sexting?

Es el intercambio de fotos y vídeos sexualmente explícitos a través del teléfono móvil o por ordenador. El término sexting está formado por “sex”(sexo) y texting (mensajes de texto). Este comportamiento es muy delicado y peligroso, ya que se desconoce qué uso hará la otra persona de un material tan íntimo y personal.

Es una práctica tan extendida entre la gente joven que no podemos pensar que nuestro hijo nunca hará algo así. Hay que anticiparse y hablar con ellos del tema abiertamente. Deben conocer que cuando envían una fotografía puede hacerse viral en cuestión de minutos y que pierden el dominio sobre la misma. Las nuevas tecnologías facilitan la conectividad tanto para bien como para mal, y un incorrecto uso de ella puede suponer graves problemas.

Ya no es que el adolescente comprenda que su imagen pueda verse dañada públicamente, sino que debe entender que él tampoco puede compartir imágenes de terceras personas. El sexting puede derivar en acoso y humillación, causando un daño enorme en la víctima.

¿Cómo puedo proteger a mi hijo?

Hay que enseñar al adolescente a usar correctamente las nuevas tecnologías y las redes sociales, no prohibir su uso. Siéntate con él y explícale algunas pautas básicas como cerrar sesión siempre cuando use ordenadores de terceros o cómo proteger sus contenidos. La privacidad es sumamente importante y es vital que comprenda que, al igual que no da sus datos a un desconocido por la calle, tampoco lo debe hacer a través de la red.

Según los expertos, la edad recomendada para tener cuentas en redes sociales es a partir de 14 años. Con tan poca edad, comprenderán gracias a ti que no pueden aceptar a desconocidos y que tienen que vigilar la información que publican. Además, en la red nada es lo que parece. Adviértele de las falsas cuentas, de suplantaciones de personalidad y de lo sencillo que es mentir a través de una pantalla.

El anonimato en internet puede resultar muy jugoso y atractivo para el adolescente. Un alias da un falso poder que deriva en no respetar las opiniones de los demás, llegando al insulto y a un posible ciberacoso. Hay que hacerle ver que las normas de comportamiento también existen en la red.

Consejos para el uso correcto de la nueva tecnología

Respecto a la localización del ordenador, habilita una zona común para así normalizar el uso de internet y conocer qué paginas visita. Asimismo, puedes hacer uso del control parental y restringir el acceso a contenidos pornográficos o violentos.

Es fundamental elegir contraseñas seguras que combinen letras mayúsculas y minúsculas, números y caracteres especiales como signos de interrogación. Además, lo recomendable es tener una para cada red social y cuenta de correo electrónico.

El menor tiene que confiar en ti y compartir contigo sus passwords por si ocurre algún tipo de problema. Eso sí, no hay que obligarles a darla, sino que deben ser libres para ello.

Se aconseja el uso de dos cuentas de correo electrónico. Una será la que utilice en redes sociales y en registros de páginas. Por otro lado, la otra dirección será la que contenga su nombre y apellidos, y se use para presentar el currículum y trabajos relacionados con el estudio.

Lo más importante es crear un vínculo de confianza con el adolescente. Es imposible controlar que se hagan fotos provocativas, pero sí hacerles ver que pierden el control en el momento en que lo envían. La nueva tecnología ha revolucionado las relaciones sexuales y no son pocos los que recurren a la red para intimar con su pareja u otra persona. Es importante que si los menores practican sexting sepan valorar la privacidad y no hacer públicas las fotografías. Si a pesar de todos los peligros que conlleva y de las advertencias han mandado imágenes y se han difundido, sabrán que pueden contar contigo para resolver el problema.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoCómo sacar provecho a ese viejo mueble
Siguiente artículo¿Cómo pueden las mascotas ayudar a nuestros mayores?

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí