Lo cierto es que por desgracia, las mujeres tienen especial riesgo de sufrir un tumor de mama. Anualmente en España se registran más de 25.000 casos de cáncer mamario. Se estima que esta cifra va a suponer el 29% de los tumores que sufren las mujeres. Las estadísticas dicen que a lo largo de su vida 1 de cada 10 mujeres va a sufrir cáncer de mama.

Debes saber que el pico de diagnóstico de este tipo de cáncer ocurre en el tramo de edades comprendidas entre los 45 y los 65 años, aunque el riesgo aumenta desde los 35 años.

No obstante, no todo son malas noticias y es que en los últimos 20 años ha mejorado el ratio de supervivencia de las pacientes con cáncer de mama. Y es que el diagnóstico precoz y los tratamientos más adecuados, han hecho que el ratio de supervivencia sea del 85,2% (según el eurocare) de los pacientes.

Es decir, en España estamos por encima de la media Europea donde el porcentaje de supervivencia es del 82,9% , aunque las cifras siguen mejorando un 1,4% al año.

Factores de riesgo del cáncer de mama

Determinados factores se asocian con el cáncer de mama. Entre ellos se encuentran:

  • Edad
  • Antecedentes familiares
  • Maternidad tardía
  • No tener hijos
  • Personas que han comenzado con la regla de forma precoz
  • Reglas irregulares
  • Menopausia en edad avanzada

Al igual que podemos tomar determinadas precauciones de cara a prevenir el cáncer de mama y también para la detección temprana como por ejemplo:

  • Realizarnos mamografías todos los años.
  • Aprende a examinarte de cara a poder detectar bultos.
  • Realiza ejercicio físico regularmente.
  • Una dieta rica en fibra.
  • Regula el nivel de alcohol que estás ingiriendo.
  • Evita el sobrepeso.

¿Tener hijos me protege de sufrir tumores mamarios?

Diversos grupos de científicos defienden que las mujeres con mayor tendencia a padecer cáncer de mama, son las que han tenido un embarazo tardío o las que no han tenido hijos. Esto se debe a que, durante el periodo de gestación y lactancia, las mujeres no ovulan y se reduce el riesgo oncológico.

La reducción del riesgo de cáncer de mama, se debe al mecanismo biológico que se produce. No obstante el a qué se debe eso, no está del todo claro aún. Diversos ginecólogos defienden que esto se debe a las modificaciones que se producen en la mama, y las diferencias en la exposición de las hormonas (durante la lactancia hay más prolactina y menos estrógenos). También tiene influencia una menos exposición a los contaminantes ambientales que se eliminan a través de la leche materna. Aunque como comentamos, los especialistas siguen investigándolo.

No obstante lo que sí está demostrado es que una alta concentración de estrógenos, hormona segregada por los ovarios, puede producir una alteración genética que desencadene en un crecimiento anormal de las células, es decir, en un cáncer. Cuando una mujer se queda embarazada, los niveles disminuyen considerablemente por lo que es el riesgo se reduce.

¿La lactancia evita el cáncer de mama?

Según la investigación que ha realizado el “American Institute for Cancer Research AICR”, defienden que la lactancia va a prevenir la aparición del cáncer de mama, tanto en su etapa fértil como en años posteriores. Esto se debe a una sustancia que se llama “TRAIL” compuesta fundamentalmente por proteína y que está presente tanto en la leche como el calostro, y que ayuda a proteger a la madre frente al riesgo de cáncer.

Durante las investigaciones, se tomaron diferentes muestras de calostro (la primera leche que toman los recién nacidos) y también leche materna “madura”. Posteriormente los investigadores compararon la sangre de mujeres sanas, con la sangre de mujeres que estaban alimentando a sus bebés. Como resultado se obtuvo que las mujeres que estaban dando de mamar contaban con 400 veces más de “TRAIL” en sangre, que el resto de mujeres. Es decir, la lactancia no solamente va a tener beneficios para el bebé, sino también para la madre.

En definitiva, si has tenido al menos un hijo a lo largo de tu vida, esto hará que tengas menos probabilidad de padecer cáncer de mama en un futuro. No obstante, lo mejor es estar siempre protegidos por lo que nunca está de más contar con una protección adicional como el seguro de Tu Vida, este te protegerá económicamente en casos de cáncer de mama, y también cuidará tanto de tu salud mientras sigues tu tratamiento, como de la de tu familia, facilitando cuidados, traslados al hospital (entre otras muchas coberturas).

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previoTipos de heridas en el hogar: primeros auxilios y cómo evitar que ocurran
Siguiente artículoCuidados para las infecciones de la piel

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí