Enseñar a los más pequeños a ser ordenados puede convertirse en una tortura. No es sencillo, puesto que un hábito no se coge de un día para otro y requiere de tiempo y de paciencia. Desde Tu vida ON queremos compartir contigo 5 trucos para que, de tu mano, tu hijo aprenda a mantener todo ordenado.

¿Cómo mantener la habitación ordenada?

1. Antes de nada, hay que mostrar al niño a qué nos referimos cuando le decimos que su cuarto está desordenado. Ve con él e indícale algunos ejemplos como que no pueden estar los juguetes por el medio ni la ropa tirada en el suelo.

2. Una buena distribución ayudará a que nuestro hijo tenga una habitación ordenada. Da igual el tamaño del cuarto porque lo importante es sacar provecho de cada espacio. Por ejemplo: puedes crear un rincón para poner los libros y otra zona para su ropa. Además, se pueden usar cajones para conseguir el orden que deseamos. Un truco para ordenar todo correctamente es que cada cajón sea de distinto color o bien que tenga etiquetas para saber qué hay dentro. Lo apropiado es que sean de tamaño pequeño, ya que si es de grandes dimensiones le estaremos obligando a que saque todo el contenido para jugar con lo que quiere.

3. Para ayudar al pequeño a adquirir el hábito, debemos echarle una mano y recoger la habitación con él las primeras veces. Así le enseñaremos cómo hacerlo y el lugar correspondiente para cada juguete. No conviertas en una tortura el momento de ordenar, mejor consigue que sea otro momento de diversión.

habitación ordenada

4. Es recomendable que, mínimo una vez al año, veas junto a tu hijo las cosas que ya no necesita y de las que os podéis deshacer. El orden es también aprender a quedarse con lo necesario. Es un gran momento para hacerle ver que la ropa que no le vale, los materiales escolares que no usará y los juguetes con los que ya no juega pueden ser donados para que otros niños disfruten con ellos.

5. Enseñar al pequeño a que sea responsable de sus propios actos es un gran paso para su futuro. Debe aprender que primero debe hacer una tarea que no le gusta, como recoger, para poder hacer algo que le apasiona, salir al parque o ver los dibujos.

6. Recuerda que eres ejemplo para tu pequeño. Por ello, debe verte realizar lo que predicas y darse cuenta de lo ordenada que está tu habitación.

No pidas a tu hijo que ordene su cuarto exactamente como lo haría un adulto, ten en cuenta que es un niño y que lo importante es que lo haga. Además, no olvides que son mejores los refuerzos positivos que los castigos. Regala un premio cuando ordene su cuarto y, paulatinamente, lo hará sin necesidad de tener una recompensa posterior.

¿QUIERES GANAR UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE?
Únete al programa de embajadoras de Tu vida ON
SABER MÁS
Artículo previo¿Por qué las mujeres aguantan más el dolor?
Siguiente artículoPlanes originales para hacer cuando no tienes a los niños en casa

DEJA UNA REPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí