Aunque nuestros hijos siguen disfrutando de sus merecidas vacaciones tras meses de esfuerzo en el colegio, ya debemos prepararnos para afrontar la vuelta a las aulas lo mejor posible. Anticiparse a la rutina escolar hará que todo sea más fácil.

¿Cómo puedo ahorrar?

Para conocer qué materiales tienen nuestros hijos y cuáles necesitan, nada mejor que un inventario. Así tendremos conocimiento sobre qué pueden volver a utilizar en el nuevo curso y lo que precisan que les compremos.

Una vez hecho lo anterior, nos toca adelantarnos a las compras para poder ahorrar y adquirir nuevos productos de forma más calmada. La vuelta a las aulas es aprovechada por muchas tiendas para ofrecer descuentos y promociones, algo que viene genial para nuestro bolsillo. De igual modo, saca partido a las rebajas de verano para tener toda la ropa del colegio preparada.

Anticiparse a la vuelta al cole conlleva tener el tiempo suficiente para conocer los distintos precios de grandes superficies, tiendas pequeñas y comercio online, y saber dónde ahorraremos dinero. Observa lo que valen los libros de texto, el material, el uniforme o la ropa y decide los lugares indicados para adquirir todo.

Otra manera para adquirir material es el trueque. A la vez que damos lo que nuestros hijos no necesitan, estaremos consiguiendo lo que demandan en el nuevo curso.

Los libros de texto suponen el mayor gasto y en ocasiones se vuelve una tortura comprarlos. Por ello, muchos establecimientos ofertan facilidades de pago fraccionado y sin intereses. Además, también se nos ofrece la posibilidad de adquirirlos de segunda mano a través de particulares o por el préstamo de familiares o amigos.

Asimismo, hay que solicitar información acerca de las becas para saber si cumplimos con los requisitos y los plazos para pedir una.

¿Cómo preparo a mi hijo para la vuelta al cole?

Volver a la rutina puede suponer que nuestros pequeños pasen por momentos de estrés o de ansiedad. Además, la irritabilidad, tristeza o apatía pueden hacer acto de presencia, consiguiendo que la vuelta a las aulas sea complicada. ¿Se puede evitar? ¡Sí!

  • Debemos anticiparnos al cambio e ir adaptando a nuestro hijo al horario escolar entre una y dos semanas antes. Para ello, les despertaremos a la misma hora que se levantarán cuando empiecen el cole y adaptaremos igualmente los horarios escolares para las comidas. El primer mes de clase es conveniente respetar el nuevo planning también los fines de semana.
  • Si durante el verano han trabajado con diferentes cuadernillos, es momento de repasarlos juntos. Valorando su esfuerzo de forma positiva estaremos reforzando su seguridad y autoestima e irán con confianza al colegio. Hay niños que experimentan angustia por las valoraciones de los profesores y un gesto tan sencillo como éste, seguro les ayudará a superar ese momento.
  • El apoyo es fundamental para los peques y una de las maneras para que noten nuestra confianza es contestando a todas sus preguntas, miedos e inquietudes. ¡Deben sentir que estamos a su lado! Un buen momento para reforzar lazos es con la adquisición y preparación del material escolar. Por ejemplo, permite que elijan lo que quieren para que no sientan que todo les viene impuesto y por obligación.
  • Al menos el primer día debemos acompañarles, pero sin alargar el momento de la separación.

Anticiparse a la vuelta al cole es ayudar a que el regreso a la rutina sea más sencilla. Debemos recordar a nuestros hijos que se reencontrarán con sus amigos y harán otros nuevos. Dejar atrás los días de verano es complicado tanto para mayores como para pequeños, pero dar paso a un nuevo curso escolar de la mejor manera es posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here